Clásico rosarino
Lunes 08 de Mayo de 2017

La previa quedó grande

Newell's y Central defeccionaron en un momento clave y el clásico ahora tendrá más carácter reivindicativo.

El clásico es el clásico. Tiene tanto valor propio que nada le hace mella, nada menoscaba su importancia ni su trascendencia a futuro. Sin embargo, ese argumento no es óbice para afirmar sin lugar a dudas que la previa a semejante acontecimiento que se vivirá el domingo, a las 16 en el Coloso del Parque, les quedó grande a Newell's y a Central. No sólo porque enfrentaron y fueron derrotados sin margen para la discusión por equipos de los denominados grandes en el fútbol argentino, sino porque fueron los primeros que enfrentaron en este 2017 y no pasaron la prueba. Los rojinegros de Osella, más heridos, porque no aprovecharon la enorme oportunidad de soplarle la nuca al puntero Boca, y encima en casa. Además, porque por momentos soportaron una lección futbolística de Independiente. Los auriazules de Montero porque mostraron vaivenes muy marcados, como en varios partidos por otra parte, y cuando San Lorenzo lo superó claramente le marcó una diferencia en el resultado que no pudieron remontar por más ganas que le hayan puesto.

Por los rivales que enfrentaban, coperos de esta edición y coperos en la clasificación a la próxima, porque los dos aspiraban a objetivos superadores en una fecha que se les presentó en formato ideal para seguir dando saltos de calidad, es que el resultado fue frustrante y ayer la adrenalina del clásico, la que irá in crescendo en la semana más allá de este domingo que se fue infeliz, bajó varios decibeles.

No es lo mismo para Newell's enfrentar a Central a un solo punto de la punta que a cuatro, más allá de que siga siendo el único escolta. Y además cayendo derrotado con absoluta claridad y con un resultado que apenas Maxi Rodríguez logró maquillar en el final. No pudo quebrar además a un Independiente que no por nada lleva ahora 5 victorias seguidas afuera.

No es lo mismo para Central enfrentar a Newell's con un invicto que pudo ser de 8 partidos que con una racha cortada. No es lo mismo haber podido recortarle a un rival que pelea por entrar a la Libertadores como San Lorenzo, que quedar al borde de bajarse de la Sudamericana. Más allá de que el gol de Teo le subió la expectativa de un empate para el que no creó muchas situaciones.

Venían mostrando ambos fortalezas más que importantes pero ayer dejaron expuestas flaquezas. Newell's, ante un rival ofensivo, rápido y decidido a ganarle. Central ante un equipo que empezó a reconstituirse y que no por nada pelea cosas importantes, también ambicioso y más por jugar de local. Y ambos mostraron momentos en los que fueron superados y les crearon varios situaciones claras, que el Rojo aprovechó y el Santo no tanto, y en la que la estructura defensiva lució resquebrajada.

Fue un prólogo feo, deslucido, pero tampoco hay que dejarse llevar sólo por lo ocurrido ayer. Newell's, que no por nada está peleando el campeonato, y Central, que no por nada volvió al protagonismo, pueden recuperar esos argumentos y están a tiempo de encarrilar sus objetivos. Sabiendo, eso sí, que una victoria los repotenciará y una derrota les tirará tierra encima a tan poco del final. El clásico entonces pasó a tener, más que carácter definitivo para sus luchas, carácter reivindicativo.

Comentarios