Newell's
Lunes 27 de Febrero de 2017

La idea de juego fija y el peso de los virtuosos en Newell's

Newell's mantuvo esas cualidades durante el receso. Pero hay dudas en la defensa y en el medio.

Newell's mantuvo esas cualidades durante el receso. Pero hay dudas en la defensa y en el medio

A pocos días de la reanudación del torneo, si es que finalmente se arregla la deuda que reclama Futbolistas Argentinos Agremiados para con los jugadores, el interés pasa por saber cómo llega Newell's. El parámetro principal son los amistosos jugados en la pretemporada. Un análisis rápido permite reconocer que el plantel conserva una línea de juego y que el peso de las individualidades de mayor prestigio continúa siendo primordial para quebrar cualquier resistencia rival. Es lo positivo. Pero también se observa que por el momento no logró llenar el hueco que dejaron Luis Advíncula y Diego Mateo, aparte de que la defensa no cuenta con nombres propios que sean indiscutibles, exceptuado Néstor Moiraghi. Si se compara con la etapa previa al inicio de la temporada, cuando reinaba la incertidumbre y el conjunto rojinegro venía de un discreto primer semestre, este presente despierta otra expectativa. Tiene 16 fechas para proseguir una campaña, que al principio era impensada, en la que se encuentra en el puesto de escolta junto a San Lorenzo, a tres unidades del puntero Boca.

En la intimidad del plantel los futbolistas de mayor recorrido se animan a hablar de un Newell's en condiciones de continuar siendo animador del torneo. Contrasta con la cautela lógica que expresan en las declaraciones públicas. Hasta uno de ellos descartó la posibilidad de dejarse seducir por una oferta que le llegó porque se anima a pensar en el título con la camiseta rojinegra. Tal convicción es la fortaleza anímica que cualquier equipo necesita. Pero no es lo único que debe tener una formación, que hoy mantiene algunos interrogantes sobre la alineación titular.

Para empezar el domingo en Florencio Varela contra Defensa y Justicia, el conjunto de Diego Osella tiene la ventaja de que los jugadores saben a qué jugar y cómo hacerlo. No deben aprender nada ni enterarse de lo que pretende su entrenador. Intensidad, fútbol vertical, presión y juego solidario, léase líneas bien compactas para entorpecer la tenencia del adversario son los postulados. En los amistosos se desarrolló todo eso durante ciertos pasajes. Se trató de ensayos de pretemporada y tal circunstancia no admite una evaluación rigurosa. El objetivo fundamental es el torneo. Lo rescatable es que jugó como se pretende, aunque haya sido por momentos.

La sociedad de los talentos es la apuesta fuerte, tal como sucedió en las primeras 14 fechas del torneo. El tándem Formica y Scocco se mantuvo intacto durante los amistosos. Mejor el volante, con la velocidad física y mental que lo llevó a ser uno de los mejores del semestre pasado. No terminó de acoplarse a ellos el restante integrante del tridente de experimentados, Maxi Rodríguez. La expectativa es que por los puntos, como fue la característica de la Fiera, sus apariciones vuelvan a ser cruciales más allá de que sean intermitentes.

El nivel alcanzado por los tres fue un reaseguro para que Newell's alcance un 66,66 por ciento de efectividad y 1,380 de promedio, cerca del 1,400 que recalcó tanto el presidente Eduardo Bermúdez para no tener riesgo con el descenso. Lo planteó cuando Maxi, Scocco y Formica habían rendido poco en la primera mitad de 2016 y eran cuestionados, por lo bajo o a viva voz. Los futbolistas no bajaron los brazos, Osella confió en ellos y la respuesta se la dieron en la cancha.

Si Formica fue un rendimiento individual alto en los amistosos, Quignon no se quedó atrás, siempre certero en el pase de salida, la distribución y el quite. Se muestra en buenas condiciones, para refrendar lo bueno que venía haciendo y que la mayoría no imaginaba en el mediocampista, que había sido relegado en San Lorenzo.

En la evaluación de los amistosos, Luciano Pocrnjic aprobó rubricando que el arco tiene propiedad. Con mucho menor protagonismo en los partidos porque había tenido una lesión, Néstor Moiraghi es otro que nadie piensa en sustituirlo. Es fundamental en la defensa.

El desnivel de las individualidades de mayor categoría y la puesta en acción de una línea de juego bien aprendida constituyen aspectos esenciales para que Newell's siga con los resultados positivos. No le sobra nada. Pero siendo eficiente y rendidor, fue protagonista. Y la idea es mantenerse arriba en la tabla.

La preocupación de Newell's cuando la pretemporada se encamina al final es que siente las ausencias de dos que se fueron, Luis Advíncula y Diego Mateo. Además de que los del fondo, sacando a Moiraghi, no dieron señales de que el puesto es de ellos y de nadie. Es el balance negativo del receso. Se le agregan otros. Joel Amoroso no levantó su juego en los amistosos y el rojinegro no incorporó a un atacante que sea opción para Scocco. El único a mano es Matías Tissera, que corre desde atrás en la consideración.

   La desvinculación de Advíncula ocasionó un vacío en el lateral derecho, ante todo por la importancia que tenían sus trepadas por el costado, que por el momento no se cubrió ni con José San Román ni con Franco Escobar debido a diferentes razones.

   San Román fue la segunda incorporación rojinegra frente a la urgencia de contar con un marcador con proyección que sea otra opción de ataque, como lo fue Advíncula en el pasado semestre. El peruano tuvo bajones o fue al banco, pero en líneas generales dio una respuesta a lo que se requería. Por el momento, San Román es una incógnita. No jugó todos los amistosos en el equipo principal, aún le falta para sincronizar con sus compañeros, que encima no fueron siempre los mismos, y para completarla se fracturó la mano en el partido ante Colón, en el Coloso.

   Existe la chance de que San Román juegue con una férula. También tiene un problema que le es ajeno: el juez Fabián Bellizia, que entiende en el fideicomiso del club, debe habilitar su contratación. No es extraño entonces que Osella haya probado en la semana con Escobar, a quien lo considera públicamente en un mano a mano con San Román, pero que por aptitudes la sensación es que aparece como una segunda alternativa, al menos para la mayoría de los encuentros.

   Escobar estuvo en algunos amistosos en el lateral y no fue necesario para dejar una evidencia clara: es ágil para marcar, pero se desprende poco o nada. Es un problema. Con el juvenil (su posición natural es zaguero) en cancha pierde un futbolista que pase a posiciones ofensivas, sumado a que el lateral del sector opuesto no ataca nunca, sea Germán Voboril o Nehuén Paz.

   El marcador izquierdo es otra cuestión. Voboril estuvo en ambos amistosos contra Colón. Fue el habitual titular durante el torneo, hasta que se lesionó. Paz lo reemplazó y siguió hasta la última fecha cumpliendo a medias una función exclusivamente defensiva. Parecía que Voboril le sacaba ventaja, pese a que su juego en la pretemporada fue discreto. Pero Paz jugó en la práctica del viernes y puede ser una señal de que Osella lo ubique de titular.

   El desgarro de Fabricio Formiliano dejó vacante la posición de primer marcador central. Sebastián Domínguez lo reemplazó ante Colón en el Coloso el día que se lesionó y fue titular en la revancha con el sabalero. En los entrenamientos también formó la dupla central con Moiraghi. Todo indica que arranca, por necesidad.

   Con la despedida del fútbol de Mateo, por características el reemplazante era cantado: Juan Ignacio Sills. Había actuado en ese lugar las veces que le tocó entrar. Es un futbolista ordenado tácticamente. Si es capaz de hacer olvidar a Mateo, tiene que demostrarlo. Su actuación en los amistosos fue apenas discreta.

   La opción de Sebastián Prediger no hay que descartarla por si no rinde Sills, o si las circunstancias del partido así lo exigen, aunque por aptitudes es el reemplazante natural de Quignon.

Amoroso es una fija para el entrenador. Lo valora por el despliegue que realiza por la banda. En los amistosos aportó poco en ofensiva, sin apertura o desbordes, como en la mayoría de las presentaciones oficiales. Tiene que dar más para que su equipo dependa también de él en ataque.

   La intranquilidad también está puesta en la ausencia de otro centrodelantero, por si falta Scocco. Se fue Mauro Matos, que jugó poco, y no incorporó a nadie pese a los reclamos de Osella. La ausencia de Scocco la resolvió con dificultad en el torneo. ¿Podrá si se repite? El goleador de la reserva Matías Tissera fue subido, pero no es la principal respuesta si no juega Scocco. Hoy aparece primero un volante, Víctor Figueroa. Queda el recurso de ubicar allí a Eugenio Isnaldo, al que probó de punta en la pretemporada. Puede ser, si es que al final se arregla su situación y sigue sin problemas hasta el final del contrato, a mitad de año, algo que es probable.

   El plantel carga con otra cuestión que puede influir: la situación económica que atraviesa el club. No sería extraño que eso repercuta, como manifestaron hace semanas algunos integrantes del plantel en el medio de uno de los paros que realizaron los empleados del club. Bermúdez dice que en dos o tres meses los problemas económicos se solucionan. Si el mal clima se mantiene, no es fácil.


Comentarios