Ovación
Domingo 02 de Abril de 2017

La Fiera volvió a marcar un tanto vital para Newell's, como ante Central y Colón

La experiencia y constancia le permite regular a Rodríguez cuando todos aceleran o van al frente sin cesar.

Sigue vigente. Pasan los años y Maxi Rodríguez es una especie inoxidable. Puede deambular durante un buen lapso. Pero en el momento menos pensado estampa su sello de jugador diferente. La Fiera volvió ayer a ser el jugador del partido. Es distinto. El capitán rojinegro le ofrendó a su hinchada el gol del triunfo en un momento picante del partido ante Atlético de Rafaela. Como lo había hecho en este torneo ante Central o Colón para darle tres puntos vitales a su equipo. Sin dudas, cuando frota la lámpara, todo Newell's termina festejando.

   La jerarquía natural le permite tener luz propia. El tiempo lo fue moldeando. La experiencia y constancia le permite regular a Rodríguez cuando todos aceleran o van al frente sin cesar. Se mueve de manera sigilosa y con picardía porque sabe que cuenta con un gran olfato goleador.

   Maxi sigue dándole alegrías al club. Esta temporada acumula tres grandísimos momentos en la memoria colectiva del cada vez más ilusionado pueblo leproso. El primer gran festejo se gestó en Arroyito. Un pago en el que Newell's venía poniendo la mejilla de manera seguida.

   El clásico estaba 0 a 0. Maduraba el final el pasado 23 de octubre. Pero apareció la Fiera al minuto 93 y todo terminó siendo un carnaval. Bien rojinegro, por cierto.

   Al mes siguiente volvió a acaparar la máxima atención de todos en Santa Fe. Esta vez cuando marcó el 2 a 1 sobre el campanazo en medio de un diluvio en cancha de Colón.

   Y la historia se repitió ayer. En el Coloso. Maxi estampó su sello.

Comentarios