Ovación
Viernes 30 de Junio de 2017

La dirigencia se sacó de encima "pesos" y "peso"

En la renovación, obligada, Newell's ganará, pero también perderá. Aunque esto sea un mero juego de palabras. Estaba cantado que la convivencia era insostenible y el divorcio estaba al caer. Sólo era cuestión de tiempo, cuando la pelota dejara de rodar y el final del campeonato le diera fin a muchas cosas. Lo sabían todos los actores, de un lado y del otro. El vestuario leproso tenía mucho "peso", con nombres importantes que chocaron con parte de la dirigencia. Y quedaron heridas incurables en esa contienda. En el último tramo las partes intentaron transitar los partidos que restaban de la mejor manera, aunque la relación estaba quebrada. Terminada. El club afrontaba contratos altos, impagables para la situación que viene arrastrando desde hace largos años. Son jugadores cotizados, caso Ignacio Scocco y Mauro Formica, y por algo se fueron a entidades que aceptaron pagarles lo que consideran que valen. Porque seguramente el precio es justo. No para un Ñuls que fue hecho añicos por decisiones erróneas, ya sea de directivos anteriores como actuales. A los nombres mencionados se le sumó el del Negro Domínguez, al que primero le iban a renovar y luego todo quedó en la nada. Sin dudas el conflicto —quizás también el aspecto futbolístico— incidió sobremanera en esa determinación dirigencial. Sólo resta saber qué hará Maximiliano Rodríguez. Hoy la imagen que se vislumbra es que la dirigencia se sacó un "peso" importante que había en el vestuario, además de los "pesos" en concepto de contratos.

Comentarios