Newell's
Jueves 29 de Junio de 2017

La decisión de Maxi Rodríguez de continuar o no tiene en vilo a Newell's

a Fiera (36 años) ya está en la galería de los grandes ídolos leprosos. Y esta adoración que le dispensan los hinchas no es producto de la casualidad ni nadie se la regaló por arte de magia

Más allá de la llegada de los refuerzos que se esperan en el Parque y de la expectativa por lo que será la asunción del DT Juan Manuel Llop cuando arranque la pretemporada el 17 de julio, hoy toda la ansiedad del mundo Newell's está depositada en lo que será la determinación que tome Maximiliano Rodríguez respecto de su futuro. Porque el viernes concluye el vínculo de cinco años que firmó la Fiera con la entidad rojinegra cuando llegó de Liverpool de Inglaterra y aún no hay novedades concretas respecto de la renovación. Por esta horas el ídolo rojinegro está meditando los pasos a seguir en contacto con su círculo más íntimo y con el lógico hermetismo que merece una elección crucial, que excede lo futbolístico para transformarse en una decisión de vida, tanto personal como familiar.

La Fiera (36 años) ya está en la galería de los grandes ídolos leprosos. Y esta adoración que le dispensan los hinchas no es producto de la casualidad ni nadie se la regaló por arte de magia. Maxi se formó en la escuelita leprosa de Malvinas y realizó todas las inferiores en el predio de Bella Vista, donde además de aprender a jugar, a pegarle a la pelota con las dos piernas y a tener siempre el arco entre ceja y ceja, también tiñó cada vez más su corazón de rojinegro.

En 1999 fue el tiempo de debutar en la primera rojinegra, para luego dar el gran salto a Europa para convertirse en jugador de selección. Y cuando el club del Parque más necesitó porque había riesgo de perder la categoría la Fiera retornó, al igual que varios futbolistas surgidos en la cantera, y fue una de las piezas fundamentales en el Newell's campeón de Gerardo Martino en 2013.

Allí tocó el cielo con las manos y dio la vuelta olímpica en el club de sus amores. Por formar parte de ese equipo inolvidable del Tata y por su sentido de pertenencia alcanzó la estatura de ídolo indiscutible, más allá de la decisión que ahora tome respecto de seguir o no formando parte del plantel leproso.

Además, Newell's disfrutó de la jerarquía de un jugador extraordinario que participó con marcado protagonismo en la selección argentina en los mundiales de Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Además, en un ambiente donde a las palabras muchas veces se las lleva el viento, Maxi cumplió hasta el último día con el contrato de cinco años que firmó con Newell's, desechando en cada receso ofertar económicas muy tentadoras de equipos del país y el exterior.

Claro que hoy el máximo referente leproso está meditando su futuro. La dirigencia pretende retenerlo en el plantel como el gran capitán y también ese es el deseo del nuevo entrenador Juan Manuel Llop. Pero la última palabra está en manos de la Fiera. El elegirá su propio destino y luego dará a conocer la decisión que está meditando sin apresuramientos.

Hay que decir que en 2015 la Fiera soportó agresiones gravísimas en un lugar muy sensible para sus afectos como es el frente de la casa de sus abuelos, donde hubo cobardes pintadas y disparos de arma de fuego. Pese a todo siguió poniéndole el hombro al club y decidió quedarse a cumplir su contrato.

Ahora Maxi no quiere permanecer en Newell's de cualquier manera. Este último año en especial fue muy desgastante en la relación con la dirigencia, debido a los graves problemas económicos que atraviesa la entidad del Parque. Hubo demasiadas promesas de pago incumplidas, paro de empleados del club, un viaje a Mar del Plata con la delegación dividida entre un avión y un micro, jugadores entrenando con la ropa propia como medida de protesta y hasta la salida prematura de un técnico muy trabajador y querido por el plantel como Diego Osella. Además se acaban de ir figuras relevantes del equipo como Ignacio Scocco y Mauro Formica. Y el plantel que viene será armado con un presupuesto muy austero, al que llegarán incorporaciones más que refuerzos y además tendrán mucho protagonismo los juveniles de la cantera.

En este complejo escenario Maxi está meditando si sigue o le dice adiós a Newell's, al menos en su etapa como jugador, ya que siempre seguirá ligado al mundo leproso. No es una determinación sencilla. Hasta se podría decir que en el contexto en que está el club, Maxi si se queda tiene más para luchar y sacrificarse que para disfrutar y distenderse en la recta final de su carrera.

Pero la Fiera quiere tanto al club que hasta podría quedarse a dar una mano desde adentro y aportar su cuota de jerarquía en el nuevo Newell's austero que se viene.

Claro que si decide no seguir no será por falta de afecto con el club. Y ningún hincha tendrá nada para reprocharle. La Fiera ya es un modelo a seguir para las nuevas generaciones de jugadores rojinegros. Su legado es que se puede volver al club de origen en plenitud, cumplir el sueño de ser campeón y también sobrellevar situaciones complejas siempre dando la cara y tratando de llevar al equipo lo más arriba posible de la tabla.

"Siento tristeza por lo que está pasando en el club. Hay que ser honestos y tirar para adelante. Si me tengo que quedar, encantado porque es mi casa. Y si me tengo que ir, sé que di todo", dijo la Fiera en uno de sus últimos contactos con la prensa.

La Fiera jugó el martes en la última fecha del torneo en la derrota 2 a 0 ante Godoy Cruz en el Coloso. Estuvo entre los suplentes porque una sobrecarga muscular y un cuadro gripal le habían impedido estar en los últimos tres partidos (Central Norte, Lanús y Belgrano), pero a los 62 minutos frente al Tomba, Juan Pablo Vojvoda lo mandó a la cancha en reemplazo de Nacho Scocco (que emigró a River). Y jugó media hora en un partido muy especial, en el que además se fueron Mauro Formica y Sebastián Domínguez.

La realidad es que el ídolo leproso está meditando su futuro. Tal vez esté ante una de las decisiones más importantes de su carrera como jugador, ya que además de definir si continúa o no jugando en Newell's, en caso de dar una respuesta negativa al club del Parque, Maxi tendrá que resolver si decide seguir jugando con otra camiseta, sea en el país o en el exterior.

El pueblo leproso aguarda la respuesta con gran ansiedad. Si continúa seguirá escribiendo su leyenda en el Parque, pero también es cierto que tiene más para perder que para ganar por el contexto complejo del club. Es un hecho que el número 11 estará relacionado por un tiempo largo con Maximiliano Rodríguez. Decida seguir o no, nadie podrá reprocharle absolutamente nada. Porque siempre jugó como una Fiera, como una auténtica Fiera leprosa.

Comentarios