Copa Rod Laver
Lunes 25 de Septiembre de 2017

La copa de los genios

El torneo, que se jugó en Praga, reunió a los mejores del planeta tenis y cumplió el deseo de muchos: ver juntos a Nadal y Federer

La ideó Roger Federer. Y fue la figura del último día de competencia. La Copa Rod Laver llenó de lujos al mundo tenístico este fin de semana, reuniendo en Praga, República Checa, a los mejores jugadores del momento con leyendas vivientes y cumplió el sueño de muchos: ver por primera vez juntos en cancha y del mismo lado de la red al propio Federer y a Rafael Nadal, quizás los dos mejores de la historia. La primera edición del torneo impactó tanto como lo hace una sorpresa. Está diseñada con toques de Copa Davis, de Masters, con puntaje distinto al habitual del circuito. Es una exhibición que pretende dejar de serlo lo más rápido posible. Con una estética distinta, novedosa. Y una tremenda maquinaria de marketing detrás. El resultado, el triunfo del equipo Europa sobre Resto del Mundo por 15 a 9 decretado por la victoria de Federer sobre Nick Kyrgios por 4/6, 7/6 (6) y 11/9, es anecdótico. El show se impuso por sobre cualquier cosa. Y la imagen de Nadal, yendo desaforado a abrazar a Federer tras ganar el último punto, será probablemente la más recordada.

La Copa Rod Laver reunió por un lado, en el equipo europeo (identificado con el color azul), a los citados Federer y Nadal junto al croata Marin Cilic, al austríaco Dominic Thiem, al checo Tomas Berdych y al alemán Alexander Zverev. Con el sueco Björn Borg como capitán. Mientras que el equipo Resto del Mundo (rojo) agrupó a Kyrgios, al canadiense Denis Shapovalop y a los norteamericanos John Isner, Jack Sock, Sam Querrey y Frances Tifoae (entró en lugar de Juan Martín Del Potro, quien se bajó para descansar). John Mc Enroe fue su capitán. Se jugó con un formato similar a Copa Davis (tomó el tema de los equipos y la competencia en tres días), pero con tinte de Masters de fin de año (con los mejores jugadores de la temporada). Con partidos de singles y dobles, entregando puntaje distinto por victoria cada día (viernes, 1 punto, sábado 2 y domingo 3) la atracción de la copa fue en aumento.

Más de 17 mil personas vieron en vivo cada jornada y millones más lo hicieron por televisión, con un fuerte apoyo de la televisación de Espn. Además se reforzó la difusión a través de las redes sociales, especialmente desde la de los propios jugadores. Con sponsor de mucho peso y un caché más que interesante para sus participantes.

Al margen, el certamen que surgió en homenaje a Laver, el mítico jugador australiano que no se perdió detalle de cada encuentro y se emocionó con el homenaje del final en su nombre, cumplió la gran fantasía de muchos fanáticos del deporte blanco: ver jugar juntos a Federer y Nadal. El suizo y el español jugaron el dobles del sábado ante los estadounidense Jack Sock y Sam Querrey, en el que los europeos se impusieron por 6/4, 1/6 y 10/5 y cumplieron por fin el sueño de tantos de verlos jugar juntos.

La ideó Roger Federer. La puso en práctica por intermedio de la empresa de management Team 8 que tiene en sociedad con Tony Godsick. La apoyaron los tenistas top del momento. Y las leyendas. La Copa Rod Laver llegó para quedarse y hacerse fuerte, para dejar de ser una exhibición. No es azaroso que se haya ubicado en el calendario después de los Grand Slam y previo al Masters de Londres. Pretende ser cada vez más grande. Pinta para serlo. Por lo pronto ya se anunció que la edición 2018 se llevará a cabo en Chicago, entre el 21 y 23 de septiembre. Unos cuantos ya alquilan balcones.

Comentarios