Ovación
Miércoles 30 de Agosto de 2017

La armada rosarina para ir al Centenario

Messi, Icardi y Di María jugarán por primera vez juntos en la selección argentina. El tridente que ideó Sampaoli para ganarle a Uruguay

Jorge Sampaoli primero atrapó a la armada rosarina con la prepotencia de la idea. Fue ahí cuando el técnico de la selección argentina sintió que les había tocado las fibras íntimas a Lionel Messi, Angel Di María y Mauro Icardi. En ese preciso instante el Zurdo también consolidó la pretensión que ya le venía dando vueltas en la pelada cuando los convocó para la gira inaugural de su gestión por Melbourne y Singapur. Claro que para lograr ese entendimiento, el DT casildense se apoyó en el trabajo virtual cuando estuvo con ellos hace unas semanas. En ese sentido no le quedó otra que utilizar la tecnología como canal de comunicación antes de proyectarlos juntos en el partido de mañana contra Uruguay en el Centenario, por las eliminatorias sudamericanas. Y vaya si los convenció. Por eso será la primera vez que jugarán los tres juntos en el seleccionado. Nunca coincidieron y eso que sus carreras en Europa son espaciales. Por si hace falta recordarlo Icardi estuvo proscripto durante mucho tiempo y tuvo que asumir Sampaoli para dar un golpe de autoridad y por fin convocarlo.

Todo lo que vino después es lo que vio todo el mundo en estos días. En la práctica matutina de ayer en el predio de Ezeiza, Sampaoli paró un croquis de primera orientación con el tridente que lleva pegado el sello rosarino: Messi-Icardi-Di María. El orden no altera en absoluto el producto. Eso sí, Angelito deberá cumplir con un recorrido más largo por la izquierda que el que harán Leo y Mauro, quienes estarán más desobligados tácticamente. Es que el ex volante de Central tendrá ciertas responsabilidades posicionales a la hora del retroceso, aunque en el pen-drive que Sampaoli ya les dio a los tres está muy bien remarcado que Angelito será uno de los volantes llamado a agredir los espacios.

Messi, Icardi y Di María no sólo están sumamente identificados con lo que hará el equipo contra Uruguay, sino que sienten que le deben lealtad al proyecto futbolístico que los reunirá adentro de la cancha. En esto mucho tuvo que ver el discurso que les bajó Sampaoli en todo momento. Justamente con Leo tocó las teclas de esa identificación cuando el astro lo recibió el 8 de agosto en su casa de Castelldefels y, entre videos, asado y empanadas, le explicó en detalles por qué lo iba a rodear con Di María, Icardi y Dybala. Es que para el Zurdo no hay negocio más redituable para mañana que someterlo hasta el paroxismo a Uruguay.

De hecho, las dos formaciones que ensayaron ayer (ver aparte) persiguen ese mismo objetivo, aunque difieran algunos nombres propios. Juegue o no Luis Suárez, las coordenadas ofensivas de la selección argentina no cambian. El trío rosarino saldrá igual al escenario del Centenario. De esa simbiosis que prometen los tres dependerá todo, o casi todo, lo que propondrá Argentina en el trascendental partido de mañana.

Messi e Icardi, confesos hinchas de Newell's, y Di María, un ferviente simpatizante de Central, conforman la armada rosarina que buscará dar un sonoro campanazo en el mismísimo Centenario. Sampaoli ya los adiestró para que se conviertan en tres hombres de armas tomar dentro del funcionamiento colectivo que ideó. Cada vez falta menos para verlos por primera vez juntos con la camiseta de la selección argentina.

Comentarios