Selección argentina
Jueves 13 de Abril de 2017

"La ambición lo hizo llegar a Sampaoli", recordó Andrés Aibes

"Siempre quería jugar un fútbol lindo", confesó el ex jugador de Argentino Andrés Aibes sobre Jorge Sampaoli, quien tuvo su primera experiencia en torneos de AFA dirigiendo al salaíto en la temporada 96-97.

"Siempre quería jugar un fútbol lindo", confesó el ex jugador de Argentino Andrés Aibes sobre Jorge Sampaoli, quien tuvo su primera experiencia en torneos de AFA dirigiendo al salaíto en la temporada 96-97. Veinte años más tarde el Zurdo, con una trayectoria rica e importante, está a punto de llegar a lo máximo y convertirse en el DT de la selección nacional. Lo máximo a lo que puede aspirar un entrenador. "En la categoría de ascenso en la que estábamos (B Metropolitana) no se podía jugar mucho de esa manera, es más garra, roces y entrega", relató el Chaqueño.

Una palabra que repitió una y otra vez Aibes en la charla con Ovación es "obsesivo". Precisamente un aspecto característico del casildense, que dejó el trabajo que tenía en un banco para dedicarse de lleno a la dirección técnica. Apostó todas sus fichas en elaborar una carrera dentro del fútbol. "La ambición y las ganas lo llevaron a estar donde está", expresó Aibes, el que más partidos jugó con el Zurdo: treinta.

Sampaoli fue elegido por Eduardo López para hacerse cargo de Argentino tras verlo dirigir en un cotejo de una liga arriba de un árbol. Llegó al Olaeta y buscó cambiar el trabajo que se llevaba a cabo en el club sin importar que estaba en el ascenso. "Como estaba (gerenciando)Newell's hasta concentrábamos en los mejores hoteles, cosa que nunca nos había pasado. El Zurdo apareció con un pizarrón que trajo de Casilda para mostrar lo que pretendía. Era un obsesivo del fútbol y la táctica", contó.

"El tipo quería ser algo en el fútbol y lo logró", insistió el ex defensor, que contó que "hicimos todo una pretemporada trabajando con pelota, que no era habitual. De a poco fuimos incorporando todo lo que nos inculcaba. A la hora de trabajar volcaba conceptos que eran un tanto raro para nosotros. Nos servía, pero era difícil de implementar en el ascenso".

La idea que pregonaba es la que conserva inalterable en este tiempo y que lo llevó a pasar por diferentes clubes y hasta conducir la selección de Chile. "No traicionó su forma de pensar. Su estilo lo aplicó en todos lados, por más que no le diera resultado", afirmó.

Si hay algo que buscó con intensidad en sus inicios, tanto en las ligas del interior como en Argentino, fue "jugar un fútbol lindo". No le importaba la manera, las formas ni las canchas donde se presentara su equipo. A pesar de cualquier inconveniente de esa naturaleza "la idea la mantenía".

Dentro de la obsesión de la que habló Aibes también figura el control que realizaba sobre sus jugadores, como la de visitar las habitaciones donde descansaban sus dirigidos. "En los hoteles dormíamos con la puerta abierta porque a la madrugada pasaba por todas para ver si dormíamos", contó el Chaqueño.

Ahora tendrá un desafío mucho más complejo. Asumir en una selección golpeada, que necesita clasificar al Mundial de Rusia y que cuenta con futbolistas de mucha trayectoria. Nombres pesados. "No va a cambiar su estilo. El pretende mucha concentración y sacrificio. No veo la predisposición para eso en el plantel; la selección está desgastada. Tendrá que haber cierto recambio", opinó el Chaqueño, algo que hace tiempo se percibe y que ningún técnico se animó a modificar.

"Para mí el técnico no es el problema. Tenemos los mejores jugadores del mundo y cambiamos de DT muchas veces. Es algo que no debe pasar", concluyó.

Comentarios