Ovación
Martes 23 de Mayo de 2017

José Forlla: "Nuestro objetivo es ganar el Interior"

El subcapitán de Gimnasia y Esgrima analizó el presente del equipo mens sana y apostó fuerte. Destacó que "las cosas no se dan de un día para otro: hay que laburar"

Parece que Gimnasia encontró el ansiado equilibrio con la maduración del fruto de su cantera. Quedaron atrás aquellos años en que padeció muchos problemas por la falta de jugadores y en los que sufrió un proceso de recambio no concluido después del bicampeonato del 2003 y 2004 como una herida abierta. Hoy la realidad es otra.

José Forlla es el subcapitán de Gimnasia y Esgrima. Debutó en la primera división en 2002 y si bien tiene sólo 25 años es uno de los referentes del equipo, lo que habla de la juventud y por ende el enorme futuro que amasa el conjunto mens sana, el único invicto en este 2017 en los torneos que organiza la Unión Argentina de Rugby.

"Desde que estoy en primera, clasificamos a las instancias decisivas del Litoral de manera intermitente: un año sí, un año no, estuvimos dentro de los cuatro primeros. Eso marca un poco la irregularidad del equipo que tuvo un proceso de recambio nunca concluido después del bicampeonato", reseñó el back como contando el principio de la historia de este presente del equipo.

"Esto hizo que empezáramos a ver las cosas de otra manera y a encararlas de forma distinta. Yo sostengo que cuando mantengamos la regularidad en la clasificación, me refiero a estar un par de años entre los cuatro mejores, vamos a dejar una impronta muy marcada y una identidad de juego en la que valerse. Pero las cosas no se dan de un día para otro: hay que laburar", prosiguió.

Ese es el secreto.

En los clubes, como en los equipos de rugby y hasta en la vida, hay momentos. No todo se logra de un momento para otro, sino que es el día a día, partido a partido. Los buenos torneos, las buenas campañas, son una consecuencia de los buenos resultados que se logran por los buenos entrenamientos.

¿Cómo está el grupo?

Muy bien, muy sólido, con la mira puesta en el objetivo. Vivimos el club de una manera intensa, como no ocurría algunos años atrás. Creo que eso es lo más importante. Hoy por hoy el plantel es numeroso y los chicos que suben no sólo suman sino que generan una competencia interna que levanta mucho el nivel y la calidad.

¿Dónde está puesto el objetivo?

Nuestro primer objetivo es ganar el Interior A... lo tenemos muy claro y creo que podemos hacerlo, sin ninguna duda. La primera fase fue muy buena, después tuvimos partidos en el Litoral de un gran nivel, y el partido ante Palermo Bajo dejó en claro que estamos para más. Después iremos paso a paso, un paso a paso que nos deposite en lo que tanto anhelamos, que es en la definición del Litoral, pero para eso falta mucho, adelantarnos nos tiene sentido.

¿Cómo explicás el hecho de que en la previa los rivales como Palermo Bajo asoman como complicados y sin embargo después les hacen 40 o 50 puntos como si nada?

Yo creo que hay un factor mental que es muy importante a la hora de jugar los partidos. Hoy por hoy, el equipo tiene una pareja de medios que sabe manejar los tiempos y los momentos del partido. Si tomamos como referencia el partido con Palermo Bajo en particular, el primer tiempo fueron cuarenta minutos que el partido estaba para cualquiera: los primeros veinte minutos fueron nuestros y los segundo veinte de ellos. De hecho al entretiempo nos fuimos con una pequeña ventaja arriba. Y en el segundo tiempo, justamente lo mental fue lo que determinó el resultado. Palermo Bajo planteó una batalla con un libreto muy claro, pero nuestra defensa fue asfixiante y muy sólida y pudimos desplegar nuestro juego que tanto nos gusta y fuimos letales cuando tuvimos que serlo.

¿Encontraron el equilibrio en el juego?

Si. Absolutamente. Era lo que nos faltaba. Cada club, cada equipo, tiene su tiempo de maduración. Antes nos pasaba que después de haber marcado puntos, en la salida siguiente no obteníamos la pelota de manera clara. Hicimos foco en eso y hoy por hoy es distinto. Además la pareja de medios resuelve muy bien cómo salir de nuestro campo, si jugando o con el pie, por ejemplo.

Para que los backs se luzcan el equipo tiene que tener un pack que le suministre buenas pelotas. ¿Cómo es el de GER?

Los forwards están bien y cada vez mejor. Mirándolo desde el fondo, nuestra tarea se hace sencilla cuando el pack de forwards marca el termómetro del partido y pone el equipo adelante. Creo que los torneos que hemos jugado en los últimos años, Nacionales, Interior o el mismo Litoral, generó un roce y el pellejo se fue curtiendo.

¿Qué reflexión te merece el invicto?

Que no tiene que marearnos, porque ahí empieza el exitismo y eso no es bueno. Ahora vienen y te saludan todos, muchos de los que cuando perdíamos con los mejores equipos del país ni nos miraban a la cara. Hay que tener un equilibrio y creo que también entendimos eso. Ya no nos trabamos por cuestiones que pasan fuera de la cancha y que muchas veces no te dejan ver dónde estás parado. Hoy por hoy lo sabemos distinguir. De nuestra parte, en estas semanas, después de haber ganado partidos importantes, los lunes estábamos todos listos para entrenar en horario, concentrándonos en lo que teníamos que hacer. Eso es parte también de la maduración de este equipo. Estos años no se si fueron de mucho crecimiento, pero si de mucho aprendizaje.

¿El staff pide algo particular?

Más que nada que disfrutemos de este juego y en cuanto a lo técnico-táctico, que mantengamos la pelota viva, fiel a la escuela de GER, a nuestra identidad.

Comentarios