Ovación
Jueves 31 de Agosto de 2017

Jorge Sampaoli hace su jugada por un nuevo número nueve

La inclusión de Mauro Icardi y la salida de Gonzalo Higuaín fue la primera decisión a fondo de Sampaoli. El delantero rosarino está ante la gran chance de ratificar su gran presente en Inter.

La decisión futbolística más importante que tomó Jorge Sampaoli desde que llegó a la selección argentina fue citar al delantero Mauro Icardi. Porque era un secreto a voces que el punta rosarino no estaba en las anteriores convocatorias debido a cuestiones que excedían lo estrictamente futbolístico. Y de la mano con esta determinación también hubo un borrado, un inamovible para los últimos entrenadores, como es el caso de Gonzalo Higuaín, que esta vez se quedó en Italia. Lo cierto es que el Zurdo no anduvo con vueltas, necesitaba un faro de área que esté en condiciones físicas de presionar al rival en la salida y así el 9 del Inter tiene todos los boletos para ser de la partida en el Centenario de Montevideo, el jueves en la visita a Uruguay, por las eliminatorias sudamericanas.

"La convocatoria de Mauro Icardi se relaciona con el rendimiento en su equipo. Acá la posibilidad de seleccionar tiene que ver con la actualidad del futbolista respecto del equipo y respecto a la idea que les podamos transferir en los pocos momentos que tengamos con ellos para que interpreten lo que necesitamos", argumentó Sampaoli sobre la citación del nueve rosarino.

La realidad es que Sampaoli pone al equipo por sobre los intereses particulares, en un buen gesto de inicio de gestión que sirve de mensaje grupal para poner en caja a la tropa. Es más, el propio DT se encargó de aclarar que el único titular inamovible es Lionel Messi y que el resto deberá justificar su inclusión en base a fuerza de rendimientos sostenidos.

Icardi así está ante la gran oportunidad de demostrar credenciales de nueve de "selección". Y si juega junto a Messi, Angel Di María y Pablo Dybala, como se presume, no le faltarán asistidores de jerarquía para desplegar su potencial goleador. Claro que no la tendrá nada sencilla ante los recios zagueros uruguayos.

Mauro llega afilado tras la victoria del sábado de Inter ante Roma por 3 a 1, donde anotó por duplicado. El Zurdo se la jugó de lleno por Icardi y esta es la máxima confianza que puede tener un delantero a la hora entrar a la cancha. Ahora dependerá de él poder aprovechar la chance de ser el nuevo 9 de la selección argentina.

Primeros gestos de buena onda entre Leo y Mauro

Mauro Icardi se está adaptando muy rápido al grupo que lidera dentro y fuera de la cancha otro rosarino, justamente el mejor jugador del mundo como es Lionel Messi. En los últimos entrenamientos en el predio de Ezeiza la Pulga y el nueve del Inter estuvieron siempre juntos, tanto a la hora de las consignas tácticas como en los ratos de descanso. Dialogaron, hablaron y no se evitaron. Claro que más allá de esta buena onda esta noche deberán estar en sintonía dentro de la cancha para armar una sociedad que puede darle efectividad al ataque argentino.
No pueden ser amigos dos personas que compartieron algunos entrenamientos en los últimos tiempos. Pero sí quedó en evidencia que Messi como capitán del equipo no miró para otro lado y bancó la decisión de Jorge Sampaoli de citar y poner al centrodelantero de entrada en un partido decisivo como el de hoy. En las prácticas de esta semana en Ezeiza se los vio dialogando en reiteradas oportunidades y dándose indicaciones mutuas sobre cómo les convenía recibir la pelota. Está claro que es el nueve del Inter el que debe ganarse la confianza de Messi y no al revés. Leo necesita un punta de lanza afilado que le permita descargar y abrirle espacios, mientras que Icardi sabe que si lo asiste el mejor jugador del mundo estará muy cerca de convertir. Ayer ambos descendieron de buen semblante del micro que trasladó al plantel desde el aeropuerto hasta la concentración en Montevideo. Hoy se los verá junto en acción.

Comentarios