Central
Martes 30 de Mayo de 2017

Javier Pinola a Ovación: "Me pasan muchas cosas por la cabeza"

El defensor optó por resaltar "el trabajo colectivo por sobre el individual" ante River. También se refirió al gran presente canalla, la selección argentina, Messi e Icardi, entre otros temas, en una charla a fondo con Ovación

Emplea cada frase con sólido sustento. Viene de ser figura ante River. Su rendimiento cotiza en alza en la bolsa de las actuaciones. Está convocado a la nueva selección que comanda el casildense Jorge Sampaoli. Javier Pinola conjuga en presente perfecto. Sin embargo, no se come el personaje. “Acá estamos, charlando con el grupo un poco antes de arrancar la práctica”, expresó ayer el defensor con la amabilidad y simpleza habitual antes de iniciar la entrevista con Ovación. El experimentado futbolista fue analizando cada tema con la misma dedicación y firmeza que emplea a la hora de entrar a un cancha. Pinola se refirió no sólo al gran momento de Central. También a su citación al combinado nacional. A la vez, alabó a Leo Messi y hasta destacó las virtudes del también rosarino Mauro Icardi, quien fue citado sorpresivamente por el Zurdo para la próxima gira albiceleste por Australia y Singapur.

¿Qué te dejó el partido tras haber sido la figura ante River?

En realidad estoy bien, tranquilo. Sigo igual. Sí recibí muchos mensajes de felicitaciones. Sin dudas esas cosas son lindas, pero a la vez sé que todo este reconocimiento por el partido que hicimos en el Monumental es mérito del equipo. Simplemente, hice lo que debía. Para eso soy defensor. Debo dar seguridad, confianza, y por suerte lo hice en pos de que la estructura rinda del medio hacia adelante, por sobre todas las cosas. No obstante estoy bien y contento con la actuación. Pero no así con la chance que nos generó Alario en un instante. Esa acción me dejó un poco fastidioso porque nos podría haber complicado todo.

¿Sí, es para tanto?

Obvio. Soy de los que piensan en que nunca hay que quedarse conforme con lo que se hace o hizo en este caso puntual. Hay que corregir cosas en todo momento. Lógico que Alario es un delantero de jerarquía y por algo fue convocado a la selección, además de estar en River. Tuvo mérito en ese remate porque demostró que puede estar como pasivo durante 89 minutos, pero en un minuto aparece y termina haciendo la diferencia. Por eso es que no terminé del todo conforme.

¿Coincidís en que terminaron siendo sólidos atrás, pese a que jugaron con cuatro zagueros centrales. Se puede decir que Montero los plantó muy bien?

Sí, pero sinceramente es para destacar lo de Hernán (Menosse) y el Flaco (Burgos). Sin ser laterales naturales suplieron todo con oficio, tranquilidad, seguridad y concentración. A la vez eso marca lo bien y comprometido que está el grupo. Porque cuando entra un compañero, sobre todo que no viene teniendo tanto rodaje, termina rindiendo y aprovechando la chance que le da el entrenador. La verdad es que la mayoría está contento por cómo vienen cumpliendo los que vienen entrando. Sobre todo en casos en los que pasaron momentos muy duros y ahora están disfrutando de este presente por lo que ellos mismos generan.

Hablás de disfrutar el presente, pero en tu caso debe ser quien más contento está, ¿es así?

En realidad estamos todos contentos. Acá lo más importante es el grupo. Sobre todo luego de haber escalado varias posiciones para salir de una situación que era incómoda para nosotros. Lógico que en lo personal me siento feliz, pero prefiero siempre rescatar y destacar lo colectivo por encima de lo individual. Por eso, quiero resaltar que esta convocatoria a la selección nacional es como un premio al plantel, pese a que me toca vivirla personalmente.

¿Esperabas esta nueva convocatoria?

No sé si la esperaba, pese a que uno siempre está ilusionado con recibir el llamado.

¿Querés decir que se te dio todo rápido?

En parte sí. Si bien en su momento tuve la chance de jugar ante Bolivia, donde en parte se dejó una buena imagen en general, por ahí tenía la esperanza de ser llamado otra vez. Lógico que después el fútbol es presente y pasaron cosas en el medio como la lesión. Sin embargo, volví. Pero tuve altibajos. Era como que un partido estaba arriba y al otro no. En parte era algo lógico porque debía reaclimatarme a todo. Por suerte, ahora me estoy sintiendo mucho mejor, estoy logrando un equilibrio, una regularidad, que me deja más tranquilo por cierto.

¿Sentís que aún te falta para ser el jugador que la gente conoce o espera?

Siempre busco mejorar. Pero trato de no volverme loco por este tema. Lo único que pretendo y trato de hacer es concentrarme en cada partido y ayudar al grupo. Las comparaciones después llegarán por sí solas. Sin dudas, ahora es momento de pensar en darle más seguridad a la defensa, aunque no estoy sobresaliendo en salir y cortar líneas. Por eso es que cuando puedo hacerlo, lo hago. Si no, no tomo riesgos innecesarios.

¿En cuánto tuvo que ver Montero con la mejoría que vienen exhibiendo en el fondo, ya que el semestre pasado era la línea más cuestionada con algo de razón?

Pasa que hubo algunos cambios de jugadores. Se sumó Legui (Leguizamón), volví tras la lesión, a la vez que se fue Torsiglieri. Pasaron varias cosas. Lógico que el entrenador tiene una parte fundamental en todo esto porque llegó y nos dio confianza. Nos pidió que no nos compliquemos, que tratemos de darle seguridad al resto del equipo. Y con el correr de los partidos se fueron viendo esos detalles. No por casualidad, jugador que entra, jugador que rinde y deja todo.

¿Le pedís consejos, ya que el recorrido de Paolo como jugador fue extenso y exitoso en Juventus nada menos?

Como pedir de manera directa, no. Pero en cada charla va dejando conceptos, que luego cada uno los toma o no. La verdad es que no hablamos caa a cara porque él es reservado y a eso hay que sumarle que soy medio tímido en ese sentido. Aunque ya habrá un momento en que le preguntaré más cosas, pese a que con lo que nos habla en el día a día, uno aprende muchísimo.

¿Y qué podés decir de Central y este presente deportivo?

Que estamos bien y en un buen camino. A la vez hay una realidad. Y es que sacamos muchísimos puntos y seguimos estando en la misma posición. También vemos que hay equipos que pierden dos o tres partidos seguidos, pero se siguen manteniendo arriba. Es todo muy loco. La realidad es que queremos entrar a una copa y estamos luchando por eso.

¿Viene la parte más exigente o ya pasó por el calibre de los rivales que enfrentaron?

No, nos quedan cuatro partidos durísimos donde tendremos que sacar la mayor cantidad de puntos posibles sabiendo que enfrentaremos a tres rivales que vienen peleando por ingresar a una copa también.

¿El sueño de entrar a la Sudamericana cobró fuerza ahora o era algo que ya tenían en mente?

No, la Copa Sudamericana era uno de los objetivos de mínima que nos habíamos trazado al principio. Pasa que después hay una realidad y es que si no ganás no te sirve pensar en algo concreto. Por suerte empezamos a hacerlo y ahora dependemos de nosotros mismos para clasificar.

¿Lo del saludo individual antes de salir a la cancha es cábala?

No, es algo habitual. Como una forma de darle tranquilidad al resto de mis compañeros. Es una manera de transmitirle confianza al otro. Como para que vean que estamos juntos, unidos. Siempre me salió así. De hecho, cuando estaba en Alemania lo hacía con el lateral izquierdo o el zaguero central. Depende del puesto en que estaba. Es un saludo para que estemos bien y atentos. Como un voto extra de confianza.

¿Confianza y tranquilidad como tenés en este Central, que ahora está muy bien?

Sí, estamos bien pero no estoy tan tranquilo. Quiero más.

¿Y cómo te estás preparando mentalmente para afrontar un fin de semana movido, ya que el sábado vas a jugar frente Colón y el domingo tenés que presentarte en Ezeiza para entrenar con la selección?

Me pasan muchas cosas en estos momentos por la cabeza, esa es la verdad y la realidad. Sin embargo, trato de estar tranquilo, de mantener la calma porque sé que el sábado tendremos que afrontar un partido muy importante. Por eso, primero debo concentrarme en Colón, luego sacarme el chip y ponerme el de la selección, que será un nuevo momento para disfrutar de ese lugar de privilegio.

¿Pensaste de manera inconsciente que Sampaoli estaba en la tribuna viendo el partido en el que fuiste figura?

Puede ser. Pero a la vez sé que hasta que no esté cara a cara con él no sabré si lo conformé con el partido que hice. También es como dije antes, con la situación que generó Alario me quedé con mucho fastidio porque es algo que no puede pasarnos. No podemos permitir eso. Siempre trato de buscar la perfección, más allá de que en líneas generales me sentí bien y creo que colaboré con el equipo.

Hablando de selección, ¿qué te representa la vuelta de Messi luego de que le levantaron la suspensión para afrontar la parte final de las eliminatorias?

Es un plus que tenemos. Discutirlo es una locura. Leo es el mejor jugador del mundo. Es argentino y hay que aprovecharlo además. Damelo siempre.

¿Y qué te genera la convocatoria de Icardi?

Es un gran delantero, que demostró a la vez en el fútbol italiano lo gran jugador que es. Viene a la selección como un compañero más, a sumar para que a Argentina le vaya bien.

¿Cómo tomaste el hecho de que Sampaoli no citó a algunos históricos?

En este caso no quiero opinar porque fue una decisión del entrenador y no soy quien para tomar posturas.

¿Te ves jugando en la gira, sobre todo por la lesión que sufrió Mascherano?

Uno siempre busca y quiere jugar. También sabe el lugar que ocupa, aunque estar en la selección y ser partícipe de los 26 que viajarán es un orgullo. Lógico que una vez que esté adentro, intentaré ganarme un lugar. Pero si no es posible apoyaré desde donde me toque porque lo importante es Argentina.


Comentarios