Central
Lunes 29 de Mayo de 2017

Javier Pinola fue un verdadero león en el Monumental

Jugó un partidazo y fue la figura de la noche. Justificó la citación de Sampaoli, que estuvo en la cancha.

Javier Pinola fue una fiera en el Monumental. El zaguero canalla jugó un partidazo ante River, ratificó que está atravesando un gran momento y que ya está repuesto al ciento por ciento de la prolongada lesión que lo marginó de las canchas el año pasado. El defensor fue el pico más alto en el rendimiento de uno y otro bando y supo eclipsar a las rutilantes figuras que tiene River en ataque, como son los casos de Sebastián Driussi, Lucas Alario y Gonzalo Martínez. La yapa fue que en los palcos estuvo el flamante director técnico de la selección argentina, Jorge Sampaoli, que se llevó la mejor impresión de Pinola, quien justamente fue uno de los convocados por el Zurdo para la próxima gira del combinado albiceleste.

Pinola fue el bastión de la segura última línea auriazul y la voz de mando para que los temibles atacantes millonarios tengan un partido incómodo y sin espacios para desplegar su técnica y velocidad. Por eso River generó escaso peligro en el área de Diego Rodríguez. El Pelado no falló en ningún cierre, ganó los duelos mano a mano y también fue prolijo con la pelota en los pies. Tuvo una gran actuación que seguramente dejó más que conforme al Zurdo Sampaoli, que lo citó para los amistosos ante Brasil, el 9 de junio en Melbourne, y Singapur, cuatro días más tarde en ese país asiático.

Pinola tuvo un prolongado parate el año pasado por una fractura de peroné. Reapareció en el estreno de 2017 ante Godoy Cruz en el Gigante y de manera paulatina fue levantado su nivel hasta cristalizar la gran performance de ayer. Justo en el cotejo más exigente que afrontó el canalla en este año. Había jugado muy bien ante Newell's y Racing y ayer fue la figura en el Monumental.

Está claro que Central vuelve a disfrutar de uno de sus jugadores de más categoría y este también es un acierto de Paolo Montero, que además le renovó la confianza para potenciarlo como el gran referente de la defensa. Y fue justamente Paolo, que de ese puesto conoce todos los secretos por su paso exitoso por la Juventus. Así, Pinola recuperó su nivel de selección.


Paolo lo neutralizó

Paolo Montero apostó por mantener en el equipo a Esteban Burgos, aunque en esta ocasión lo corrió hacia la derecha para cubrir el sector del suspendido Ferrari. Todo esto por la vuelta de Leguizamón a la zaga central tras cumplir con la fecha de sanción. Es decir, el Canalla paró una línea defensiva con cuatro centrales. Lo que en la previa generaba aún más incertidumbre teniendo en cuenta la velocidad de los atacantes y volantes millonarios. Pero lo concreto es que el planteo del DT uruguayo estuvo acertado y pudo neutralizar el poderío de River.

Desde el clásico con Newell's que Central jugaba con un lateral que no es tal como Menosse, pero que cumplió con creces en ese choque y en el siguiente con Racing. Por eso lo mantuvo entre los once principales. Ante la Academia de Avellaneda perdió al Loncho, quien llegó a la quinta tarjeta amarilla. El elegido fue Burgos, que con Racing cubrió el espacio del paraguayo y ayer se disfrazó de lateral derecho. Dos lungos por los costados, que eran resistidos en su momento, acompañando a la dupla central.

Si había un atisbo de duda de lo que podían realizar, las mismas se disiparon porque cumplieron con la misión encomendada y cubrieron sus sectores sin fisuras. Este fue el gran mérito de Montero contra el siempre temible River del Muñeco Gallardo.

Salvo una falla inicial cuando amanecía el partido, Burgos se asentó por el costado derecho y no se complicó. De arriba ganó siempre haciendo prevalecer su estatura y cuando tuvo que reventarla no tuvo empacho en hacerlo. Cumplió con la misión establecida en un puesto que no le es común.

Lo del uruguayo Menosse ya no sorprendió porque repitió el rendimiento de los anteriores juegos y a pesar de que en el fondo debieron contener a los jugadores más importantes del campeonato como lo son Driussi y Alario, anoche las figuras millonarias no pudieron iluminarse.

Por supuesto que Pinola, la figura del partido, y Leguizamón también se arremangaron las camisetas para defender y dar una mano cuando el conjunto millonario intentó hacer pesar su localía y la candidatura al título y conformaron una muralla que fue difícil de romper. Fue todo mérito de Paolo.

Comentarios