Ovación
Viernes 30 de Diciembre de 2016

Inscribió su nombre en la Copa Davis

El párrafo aparte entre los rosarinos, a pesar de que ya se haya escrito mucho sobre él este año, lo tiene Renzo Olivo, porque es nada menos que campeón de Copa Davis.

El párrafo aparte entre los rosarinos, a pesar de que ya se haya escrito mucho sobre él este año, lo tiene Renzo Olivo, porque es nada menos que campeón de Copa Davis.

Renzo empezó a dar que hablar allá por enero, en el circuito, cuando se metió en su primer Grand Slam, en Australia. Si bien es profesional desde 2009 y había conseguido algunos resultados resonantes (pero aislados), aquella incursión por el Melbourne Park llamó la atención. Pasó la primera ronda, tras venir de la qualy y eliminó al checo Jiri Vesely en un partido maratónico. Un triunfo que significó algo así como levantar la mano y decir "acá estoy".

De a poco, su tenis tomó más visibilidad y cobró fuerza el apodo de "El Ilusionista". Es que Olivo es dueño de una mano de las que quedan pocas en el circuito del tenis actual. Como consecuencia de ese presente Daniel Orsanic lo convocó para la Copa Davis y jugó la primera serie del año, frente a Polonia como visitante. Ahí el equipo argentino inició el camino que terminó en Zagreb con la obtención de la Ensaladera que hoy tiene grabados los nombres de los 7 tenistas criollos que la consiguieron (todos los que intervinieron en el año). Y uno es el de Renzo Olivo.

Qué más pedir. En el año de su debut, su primera Copa. La única que hay. La que quedará en la historia. La primera. También Renzo consiguió esta temporada el mejor puesto de su carrera en el ránking: 83º, en noviembre. Y lo recuperó para cerrar el año en la misma posición. Top 100 y a pelear, en el 2017, también con los mejores.

Comentarios