Ovación
Lunes 02 de Octubre de 2017

Imparable en la Superliga

Boca, sin jugar bien, venció a Chacarita, sumó el quinto triunfo consecutivo y sigue liderando en soledad el torneo.

Boca sigue su marcha invulnerable en la cima de la Superliga con puntaje ideal, algo que ayer conservó con la pálida victoria por 1 a 0 sobre Chacarita, pero que a pesar de ello lo mantiene prematuramente como el equipo más efectivo del certamen. Ganó bien sin sobrarle nada, pese a que a los tres minutos Benedetto fue el que asistió a Cristian Pavón para que el veloz atacante perfeccionara su definición y lograra el único tanto de la tarde.

   Antes del cuarto de hora el líder sufrió la expulsión del colombiano Edwin Cardona por dos faltas desde atrás en apenas cinco minutos y que obligaron al árbitro Pitana a expulsarlo.

   Con la ventaja numérica, Chacarita asumió la posesión del balón, algo que también había intentado en el cuarto de hora inicial. Los locales se plantaron entonces de contraataque para aprovechar las quintas marchas del Pipa Benedetto y Pavón y a partir de ello disfrutaron de un par de opciones más para aumentar. Pero esta vez no lograron el objetivo.

   Una mano penal de Wilmar Barrios dentro del área fue ignorada por Néstor Pitana, que tuvo una tarea irregular durante todo el juego.

   La segunda etapa no cambió las fórmulas y entonces las chances de unos y otros fueron escaseando. Y a los 53' los equipos quedaron emparejados en cantidad de jugadores por la expulsión de Mellado. Sin embargo, nada se modificó y el puntero no mostró su poderío ante el recién ascendido. El propio entrenador Guillermo Barros Schelotto aceptó que lo mejor de su equipo "fue la solidez defensiva" empezando por su arquero, surgido justamente en el funebrero, Agustín Rossi.

   Y como Chacarita tuvo en la debilidad ofensiva su talón de Aquiles, entonces la tibieza boquense dejó expedito el camino para que en algún zarpazo el conjunto dirigido por Walter Coyette llegara a la igualdad, algo que tampoco hubiera sonado demasiado descabellado teniendo en cuenta lo hecho en campo adversario.

   Pero como nada de esto ocurrió, el público boquense volvió a celebrar, sus hinchas a alentar al seleccionado al que la Bombonera recibirá el jueves ante Perú y, de paso, pegarle un poco al clásico rival, River.

   Este fue el quinto triunfo seguido de Boca sobre cinco presentaciones en el torneo local, con una versión tan apagada como la de entre semana frente a Central que lo dejó afuera de la Copa Argentina. Al xeneize lo único que le queda es seguir mandando en la Superliga y mostrar el poderío futbolístico. Al menos en nombres.


Comentarios