Ovación
Viernes 01 de Septiembre de 2017

Icardi, uno que luchó mucho pero incidió poco en el Centenario

UruguayEl rosarino no gravitó. No fue asistido con efectividad y debió lidiar con los recios uruguayos.

Todas las miradas en la noche del Centenario estaban depositadas en la actuación de Mauro Icardi. Es que el rosarino tenía que salir a jugar con el fantasma de Gonzalo Higuaín, que no fue citado, en su espalda. Encima en el bando estaba el Kun Agüero, el otro nueve utilizado en los últimos tiempos que monopolizaba las convocatorias de los anteriores entrenadores, como Alejandro Sabella, el Tata Martino y el Patón Bauza. Ayer era la noche de Mauro y tuvo un partido muy flojo porque la pelota le llegó en apenas un par de ocasiones. Igual su crédito está abierto.
Icardi fue la gran apuesta de Sampaoli. Por todas las conjeturas que se hicieron para explicar las ausencias tanto en la era Martino como en la de Bauza, después de aquel breve debut con Sabella, justamente en el mismo estadio y el mismo rival, pero con la eliminatoria hacia el Mundial de Brasil ya resuelta.
El Zurdo lo citó especialmente para que sea el nueve de área de un equipo que en los papeles tendría mucho volumen de juego ofensivo. Pero ayer sólo Messi estuvo encendido y así la pelota prácticamente no llegó a los pies del nueve del Inter. Es más, en la etapa inicial no protagonizó ninguna chance de peligro en el área de Muslera.
En esa etapa siempre lidió con los recios zagueros José Giménez y Diego Godín. Claro que no le escapó al roce ni al sacrificio, pero no pudo meterse en el circuito de juego de la selección, que encima ayer fue escaso. Tampoco le dieron ninguna habilitación que lo dejara de cara al gol.
Luego, en el amanecer del complemento, se vio la mejor asociación en la que participó Icardi. Mauro corrió a buscar al vacio el pase de Messi y con poco ángulo remató abajo al primer palo para que controle Muslera. Fue en la práctica el único remate al arco del rosarino. Después lo suyo fue la fricción y siempre estuvo de espaldas al arco, sin encarar de manera frontal para desplegar su potencia.
Tampoco logró sacar ventaja en el juego aéreo porque fue marcado casi a presión por los centrales uruguayos que neutralizaron cualquier intento del rosarino. Y cuando Javier Pastore se la dio por abajo, giró y simuló falta de Godín en el área, que el juez no compró.
De cara a lo que viene tiene el crédito abierto. Sabe que el Zurdo le dará el respaldo que necesita, pero entiende mejor que nadie que los delanteros viven de los goles y allí deberá redimirse.
Siempre es importante dejar el máximo esfuerzo en la cancha y lo hizo. Lo que también faltó fue que los centros de Di María y Acuña, ambos de flojo partido, lo hayan encontrado en el área. Es uno de los temas a resolver para el próximo partido ante Venezuela.

Banega y ¿Masche?

Ever Banega es número puesto para volver el martes, 20.30, en el Monumental ante Venezuela y habrá que ver sólo quién sale. Mientras que ante la nueva tarjeta amarilla que recibió Gabriel Mercado, crece la posibilidad de que Javier Mascherano pueda reemplazarlo, aunque nada es seguro aún.
Banega no jugó en Montevideo porque debía una fecha de suspensión pero acompañó a la delegación y hasta se vio con su amigo Maxi Rodríguez, hoy en Peñarol. Seguro que Sampaoli le dará el lugar en el once titular el martes y el candidato más probable a salir es Guido Pizarro. El otro sería Lucas Biglia.
En tanto, Mercado no estará ante la Vinotinto y asoma Mascherano, si bien no para jugar en esa posición. Por eso está la duda. Porque si juega lo haría en la función que ayer cumplió Fazio y habrá que ver si Sampaoli lo cambiaría. Javier Pinola o Nicolás Pareja serían otras opciones.

Comentarios