Ovación
Lunes 13 de Marzo de 2017

Hora de desterrar un código retrógrado que impide la citación de Mauro Icardi

Una concepción machista, "imperdonable" en el ambiente de fútbol de puros machos, hace que aún Mauro Icardi no tenga lugar en la selección nacional.

Una concepción machista, "imperdonable" en el ambiente de fútbol de puros machos, hace que aún Mauro Icardi no tenga lugar en la selección nacional. El imaginario de que el rosarino le "robó" la esposa a su ex amigo Maxi López, dejando a Wanda Nara en el papel de objeto en el que no tuvo ningún tipo de participación en decisiones de parejas que a nadie debería importarles más que a ellos, excluyen al mejor goleador que hoy tiene el fútbol argentino de una posible convocatoria. Nadie lo va a decir, mucho menos ahora que los jugadores decidieron no hablar con la prensa, pero esa razón asoma como la única por la cual el 9 del Inter no tiene una oportunidad ya a esta altura difícil de discutir más allá de gustos. Si Lucas Pratto tiene méritos para vestir la albiceleste, mucho más él. Más teniendo en cuenta que el 9 de la selección, Gonzalo Higuaín, desperdició todas las oportunidades importantes que tuvo.

Pero así son las cosas. En momentos en que las multitudinarias marchas de mujeres vienen clamando a gritos un cambio cultural y alertan sobre este tipo de conductas, el fútbol sigue incurriendo en ellas. Icardi rompió parece algún tipo de código futbolero retrógrado, que incuba desigualdad de género y que, al son de lo que viene gritando la calle y la sociedad en los últimos tiempos, ya es hora de que sea desterrado.

Comentarios