Ovación
Miércoles 11 de Octubre de 2017

Ganó la primera final con la selección

Hay momentos cumbres, únicos, decisivos. Partidos finales. Que pueden ser por el título de campeón, como le pasó a Argentina en Brasil 2015, Chile 2015 y Estados Unidos 2016.

Hay momentos cumbres, únicos, decisivos. Partidos finales. Que pueden ser por el título de campeón, como le pasó a Argentina en Brasil 2015, Chile 2015 y Estados Unidos 2016. O pueden ser por el descenso. Porque eso hubiera sido la eliminación al Mundial de Rusia para la selección, una humillación imposible de soportar. No corresponde en estas líneas analizar por qué se llegó a esta situación de la que también fue parte, pero en el momento donde todo el fútbol argentino quedaba al borde de un abismo de consecuencias inconmensurables, apareció el que tenía que aparecer. El muchas veces cuestionado de falta de fibra u otras cosas: Lionel
Messi, el mejor del mundo. El, y sólo él, llevó a la Argentina al Mundial. Es cierto que Angel
Di María también emergió, que el resto acompañó con sacrificio, pero difícil mensurar la victoria por el logro de un equipo. Fue el de un jugador. Messi. Imposible pensar que sin él en la cancha hubiera pasado lo mismo. Fue la bandera que tomó desde su pie zurdo, desde la decisión de ir para adelante aún con la doble carga que significó ese gol a los 39 segundos de Ecuador. Fue su valentía para pensar, para guiar al resto a no entrar en pánico, sus goles espectaculares. Porque eso fueron, uno mejor que el otro. Y sin la pelota, hasta se lo vio muchas veces bajar a marcar. Si hasta cometió una infracción en un arranque en tres cuartos de un jugador rival. Fue el Passarella de aquella tarde tormentosa en el Monumental ante Perú. El Maradona que volvió casi de su final como futbolista para llevar a la Argentina a EEUU 94 luego del vergonzoso 0-5 con Colombia. Se cargó el equipo al hombro cuando el peso de la terrible presión amenazaba aplastar a toda una generación de excelentes futbolistas, con él como el indiscutido mejor del mundo. Messi ganó su primera final con la selección, en la que podía haber sido la última. Para él son las gracias totales.

Comentarios