Ovación
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

Gabriel Alejandro Scortichini, la vida siempre da desquite

El rosarino olímpico de Atlanta 96 volvió a consagrarse campeón mundial, tras regresar en 2016.

En el 2016 volvieron a entusiasmarlo con la posibilidad de remar representando a Argentina. Veinte años antes fue uno de los seis olímpicos rosarinos en Atlanta 96 junto a Ayelén Stepnik y Julieta Castellán (hockey), Leandro Marchetti (esgrima) y Gastón García y Sebastián Alquati (judo), pero cuando su carrera empezaba a crecer sufrió un grave accidente en las aguas del Paraná que casi lo deja sin caminar. Desde ahí comenzó una dura pelea física, en el medio se recibió de kinesiólogo y luego de médico quiropráctico y Copenhague lo vio de nuevo en la élite mundial en septiembre del año pasado, consagrándose campeón Master junto a Carlos Markins, Néstor Bodetto (ambos de Regatas Rosario) y Marcos Morales, argentino que vive en Bilbao. De nuevo con ellos compartiendo bote, el rosarino Gabriel Alejandro Scortichini volvió a mostrar que la vida siempre da revancha si se la busca, esta vez en el increíble lago Bled, de Eslovenia, donde se quedaron con seis medallas de oro y una de plata en el Mundial, el World Rowing Masters Regatta 2017.
Con apenas tres días de entrenamiento juntos, luego de encontrarse en Bilbao y alquilar embarcaciones Filippi flamantes, partieron a Eslovenia a perseguir un nuevo sueño. El resultado fue impresionante, ya que ganaron 6 categorías y en otra fueron escoltas. En 4 sin timonel C, 4 sin B, 4 con timonel B, 4 con C y el 8 mixto A y B (junto a cuatro alemanes) los vio victoriosos, mientras que salieron segundos en el 8 mixto C. La A va de 26 años a 34, la B de 35 a 42 y la C de 43 a 49, por eso el mérito fue aún mayor ya que todos son categoría C. Scortichini tiene 45 años.
Y además, lo dicho, en Madrid donde ejerce su profesión o en Italia donde suele ir por la misma razón, a Scortichini se le hace difícil remar. En la península "lo hice dos veces apenas, durante hora y media, así que todo el entrenamiento es indoor. En mi casa lo hago con una máquina llamada Concept 2, que es un remo ergómetro", dijo el rosarino, que allá representa al club Raspa del Embarcadero, de Bilbao, que además corrió el campeonato de España en doble par, logrando el segundo puesto.
"La verdad es que fue una experiencia maravillosa. Entrenamos sólo tres días y viajamos a Eslovenia y el resultado fue increíble porque descendimos a correr las categorías B y A y nos fue bien también", explicó. Pero además de remar en el lago Bled, Scortichini pudo ayudar con sus saberes a otro argentino, Claudio Fabián Massaccesi, quien compitió en single C y tenía la columna bloqueada. "Le ajusté las vértebras lumbares arriba de una camilla dura que improvisamos, porque le habían pinzado el nervio ciático", relató como una anécdota. La recompensa fue que ganó el oro también. "Me regaló hasta la camiseta de su club (La Marina) de Buenos Aires", dijo.
El Mundial se organiza todos los años y la próxima cita será en Miami. "Esperemos estar también y lo estamos planificando", dijo el remero, de quien alguna vez el inolvidable Alberto Demiddi (bronce olímpico en México 68 y plata en Munich 72) dijo que era su sucesor.

Comentarios