Ovación
Sábado 15 de Julio de 2017

Fontana llegó al final de su primer GP en el inolvidable Silverstone

Hace 20 años fue 9º pero no le valió puntos, en la 2ª de su 4 carreras.

La Fórmula 1 inició su actividad en 1950 y desde entonces Inglaterra tuvo su fecha en el calendario. La cita que empezó ayer con los dos entrenamientos que dominó Mercedes, nuevamente con Valtteri Bottas al frente, es la 68ª en la historia oficial, aunque se corre en ese país desde mucho antes, cuando aún no existía el campeonato del mundo. Y sólo Italia lo equipara en cantidad de grandes premios y en eso de no faltar nunca. Desde 1987, hace 30 años, la veloz pista del viejo aeropuerto de Silverstone es el sitio escogido y allí, hace 20, un argentino que hoy correrá en Termas de Río Hondo en el Turismo Nacional y que es protagonista (y campeón además) del Turismo Carretera, logró terminar su primer GP en la F-1, en la segunda de las cuatro competencias que disputó. El 13 de julio de 1997, el arrecifeño Norberto Fontana llevaba al Sauber C-16 al final de la prueba en un meritorio 9º lugar, que entonces no le valían puntos como ahora, donde le hubieran correspondido 2.

El Gran Premio de Inglaterra le trajo varias alegrías a los argentinos. En el mismo Silverstone, José Froilán González, arrecifeño también él, le dio a Ferrari la primera victoria en la F-1, el 5 de mayo de 1951. Cinco años después, y con la misma marca pero asociada a Lancia, Juan Manuel Fangio ganaría por única vez allí. Fue un día como ayer: 14 de julio de 1956. Y en 1978, un 16 de julio, pero en Brands Hatch (cuando alternaban un año cada uno con Silverstone), Carlos Alberto Reutemann lograría uno de sus más memorables triunfos, cuando en una maniobra espectacular superó con su Ferrari T3 al campeón Niki Lauda, que se había pasado a Brabham, con el rezagado Bruno Giacomelli en el medio,.

Fontana es uno de los pocos casos en la Fórmula 1 que un piloto llega prácticamente por méritos propios, sin el apoyo económico indispensable más allá del que le aportó su familia y de algunos sponsor que ella misma conseguía. Radicado en Europa desde adolescente, deslumbró al mundo del automovilismo con su conquista en la Fórmula 3 Alemana, imponiéndose por sobre pilotos que luego se asentarían en la F-1 como Ralf Schumacher, Jarno Trulli o Alexander Wurz. De esa época, 1994, lo fichó Peter Sauber, el suizo dueño de uno de los pocos equipos que aún subsisten como "constructores" particulares. Llegaron las primeras pruebas y el fichaje como piloto de pruebas o reserva.

Sin embargo, en ese 1997, mientras disputaba la Fórmula Nippon, Fontana nunca se subió al Sauber con motor bautizado como Petronas, que eran en realidad Ferrari. Y cuando Gianni Morbidelli se pegó un palo en unos ensayos en Magny Cours, el representante del Gigante de Arrecifes, Felipe Mac Gough, hizo valer el contrato para que corra ahí el GP de Francia.

Sauber lo dudó por la razón citada. Fontana hacía mucho no se conducía el F-1. Pero Mac Gough presionó y Fontana se subió en Magny Cours. La aventura terminó en abandono y se dijo que la exigencia física le pasó factura en los brazos. Igual, en carrera fue un segundo más rápido en su mejor vuelta que su compañero Jhonny Herbert. Dos semanas después ya pareció muy adaptado. Tanto, que clasificó 14º pero fue penalizado por no respetar la velocidad máxima en los pits, y finalizó su primer GP a 1 vuelta de Jacques Villenueve. Enseguida volvería a ser 9º en Hockenheim y 14º en la última de Jerez de la Frontera. Cumplió un sueño corto pero sueño al fin.

10ª fecha 2017

Comentarios