AFA
Sábado 04 de Marzo de 2017

Ferrari: "El reclamo es justo y somos solidarios con los jugadores que no la pasan bien"

El Loncho explicó la postura del plantel auriazul que se adhirió al paro. "Hay colegas que la pasan mal", dijo

Paulo Ferrari, el jugador más experimentado del plantel de Central, explicó con absoluta claridad la postura de los futbolistas canallas de adherir con total convencimiento a la medida de fuerza implementada por Futbolistas Argentinos Agremiados, más allá de que en Arroyito no tengan un atraso salarial. "Ahora Central está bien y no tenemos ningún problema, pero tenemos que apoyar y defender a nuestros compañeros, que no sólo de primera, sino también del ascenso no la están pasando bien y que tienen que ir a trabajar a otro lugar porque no le pueden dar de comer a sus hijos. Se llegó a un límite que hay que parar. Por eso todos los capitanes del fútbol argentino se comprometieron a no arrancan en estas condiciones", enfatizó anoche el Loncho en diálogo con Ovación. Y resaltó que "hay clubes que no cumplen, hacen las cosas mal y les deben mucha plata a sus jugadores y a su vez incorporan. Esto no se entiende. Ahora se llegó a este punto y no se puede arrancar. Esperemos que todo se solucione pronto".

¿Cómo viven en el vestuario de Central esta situación de la medida de fuerza y por qué creés que se llegó a esta realidad en el fútbol argentino?

Nosotros estamos bien y estábamos preparados para jugar, pero lamentablemente no se pudo. El jueves se tomó la decisión de no jugar y en Central la acatamos y respetamos esta determinación. Hay compañeros y colegas que no la están pasando bien y creo que el reclamo es totalmente justo. Hace mucho que venimos entrenando y que se viene atrasando el torneo. Somos los que más sufrimos esta situación. Las soluciones no llegaron, hay que ser realistas y hacerse cargo. Hay que esperar a que se solucionen las cosas lo antes posible.

Ustedes debían abrir ayer la fecha, pero se postergó. ¿Cómo se hace para acostumbrarse a las desprolijidades del fútbol argentino?

Uno no se acostumbra. Pero esto no es nuevo. Siempre ha pasado, pero también siempre se ha solucionado y se arrancaba el torneo. En este momento no apareció ninguna solución. Generalmente en el arranque de los torneos hay este tipo reuniones por el mismo tema. Porque hay clubes que no cumplen, hacen las cosas mal y les deben mucha plata a sus jugadores y a su vez incorporan. Esto no se entiende. Ahora se llegó a este punto y no se puede arrancar.

La situación particular de Central está bastante bien en relación a otros clubes que tienen mucho atraso salarial. ¿Es así?

Nosotros estamos muy bien y no nos podemos quejar en este sentido. Pero anteriormente hemos estado en situaciones complicadas y siempre hemos sido solidarios y han sido solidarios con nosotros cuando lo necesitamos. Yo también he estado en otros clubes. Ahora Central está bien y no tenemos ningún problema, pero tenemos que apoyar y defender a nuestros compañeros, que no sólo de primera, sino también del ascenso no la están pasando bien y que tienen que ir a trabajar a otro lugar porque no le pueden dar de comer a sus hijos. Se llegó a un límite que hay que parar.

El paro es la salida más dura, pero es la única manera para que los dirigentes reaccionen.

Nosotros intentamos por todos los medios no llegar a esto. Se viene de un reclamo de varios meses donde el gremio le avisó a los clubes que se pongan al día. Lo que pasa es que siempre en los años anteriores aparecía la plata y yo no sé de dónde. Pero siempre aparecía y los clubes que hacían las cosas mal salían beneficiados porque se les saldaba la deuda y los que hacían las cosas bien se lo tenían que bancar. En este caso no pasó porque no se llegó a pagar el total de la deuda y se decidió el paro. Espero que esto sirva para algo positivo. No se puede llegar más a un arranque de torneo con clubes que tengan cuatro o cinco meses de deuda salarial y que encima incorporen jugadores. No se les tendría que permitir incorporar refuerzos si tienen deudas con el plantel actual. Y tendría que haber castigos. Hay clubes que no deben nada como Central y otros más y no se pudo jugar porque otras instituciones hicieron las cosas mal. Esto tiene que reverse.

¿La determinación de ir al paro fue mayoritaria por parte de los jugadores o hubo diferencias entre los futbolistas a la hora de votar en Agremiados?

Esto es unánime. No escuché a ningún jugador dar otra opinión. No estuve en la reunión del jueves, donde se discutieron un montón de cosas pero todos coincidían en que hasta que no se le deposite la plata a los chicos que están atrasadísimos y que la necesitan urgente no se podía arrancar. Hablamos entre todos los jugadores y estábamos seguros de que no se podía comenzar así. Todos los capitanes del fútbol argentino se comprometieron a no arrancan en estas condiciones. Hay clubes que deben mucho dinero e incorporan a jugadores con contratos altos. No se entiende. Ojalá que se solucione todo la semana que viene. Nosotros queremos empezar ya, pero así no se puede.

Estaba la idea de algunos directivos de presentar a equipos de juveniles para que arranque el torneo de cualquier forma. ¿Qué opinión tenés sobre esta posibilidad?

No creo que esa sea la salida. Creo que hay que juntarnos entre todos y encontrar la solución para salir de esto. ¿Se iba a jugar todo el torneo con la reserva? No es real. Hay que ser justos. Central invirtió en jugadores para que jueguen. Los equipos que están bien y pudieron invertir lo hicieron y los refuerzos no pueden entrar a la cancha. Es una locura. La realidad es que hay solucionar esto. No hay que buscar caminos alternativos. Y se va a solucionar. Somos todos gente grande.

¿Cómo es la relación del plantel con la dirigencia de Central?

Es bárbara y les pedimos que nos entiendan porque sabemos el esfuerzo que hacen por tener al plantel bien. Y hacen mucho sacrificio. Les pedimos que entiendan que era una decisión grupal y tomada desde el gremio por muchos jugadores la están pasando mal de verdad. Nosotros somos los primeros que queremos jugar. Es una decisión colectiva y no podíamos jugar en estas condiciones. Y la dirigencia nos entendió. Hay diálogo permanente.

Comentarios