Ovación
Miércoles 19 de Abril de 2017

Fernández se queda afuera por dos meses

Sufrió una lesión parcial en el ligamento cruzado anterior de la rodilla. Ya fue inmovilizado.

Malas noticias para Central en relación con la lesión que sufrió José Luis Fernández el lunes en cancha de Temperley. Los estudios que le realizaron ayer al volante zurdo arrojaron un esguince de rodilla izquierda con lesión parcial del ligamento cruzado anterior. En principio el ex Godoy Cruz será baja en el equipo de Paolo Montero por un período de entre seis y ocho semanas, por lo que se perdería prácticamente lo que resta del torneo.

   Ayer se le realizó un estudio por imágenes (una resonancia nuclear magnética) por parte del médico Marcos Diez, donde se constató la lesión. Igualmente después de eso fue revisado por especialistas de rodilla en el sanatorio Mapaci.

   De ahora en más lo que se llevará adelante es un tratamiento ortopédico. Esto es, al determinar que la rodilla no estaba tan inestable, lo que se hizo fue colocarle una férula para inmovilizarle la zona afectada. Este proceso de inmovilización le llevará unas dos o tres semanas. Después de eso lo que debería llevar a cabo es la progresión en campo, siempre y cuando la rodilla ya muestre la estabilidad habitual y no sienta dolor. En general, según confiaron, se trata de un proceso que puede ir de seis a ocho semanas.

   Es que una vez que le retiren la férula deberá comenzar con un trabajo de fortalecimiento.

   El parte médico entregado por el médico Diez en cancha de Temperley hablaba de un esguince de rodilla, lo que hacía prever que podía tratarse de una lesión de consideración. Eso fue lo que se confirmó ayer con los estudios correspondientes.

   La lesión se le produjo en el segundo tiempo, cuando en un córner contra el arco del Ruso Rodríguez, el volante, que el lunes actuó de marcador de punta, saltó a cabecear y un jugador de Temperley se le cayó encima. Apenas llegaron para asistirlo se solicitó el cambio (en su lugar ingresó Cristian Villagra).

   No es la primera vez que a Fernández le toca vivir un contratiempo de este tipo desde que llegó a Central. El año pasado, en el recordado empate 3 a 3 ante River en el Gigante (4ª fecha del torneo anterior), sufrió una lesión en el ligamento del empeine tras un choque con Jonathan Maidana, por el que también estuvo tres semanas con una bota. En esa ocasión estuvo afuera del equipo de manera obligada por nueve partidos: cinco por el torneo local (Colón, Banfield, Patronato, Sarmiento y Olimpo) y los primeros cuatro por Copa Libertadores (Nacional, Palmeiras y los dos con River de Montevideo, en Rosario y Uruguay).

   Antes de eso, se perdieron tres encuentros (San Martín de San Juan, Estudiantes y Huracán), en el torneo 2015 (el primero del Chacho Coudet como DT), pero a raíz de un desgarro sufrido en cancha de Defensa y Justicia.

Al menos tres cambios

Recién mañana Paolo Montero podrá empezar a trabajar en el equipo que el sábado recibirá a Gimnasia y Esgrima La Plata. De todas formas, el panorama no parece tan complejo para el técnico canalla. Es que las variantes que deberá realizar son, a priori, las más lógicas. En este sentido el DT sabe que deberá meter mano inexorablemente debido a las bajas de José Luis Fernández (lesionado, ver aparte) y Teófilo Gutiérrez (suspendido). Además, Damián Musto ya cumplió la fecha de suspensión y está para volver.

Se supone que el lugar de Fernández será ocupado por Cristian Villagra, mientras que para suplir a Teo quien correría con mayor ventaja es Germán Herrera. También es segura la vuelta de Musto y de concretarse, el casildense irá por Mauricio Martínez.

Comentarios