Ovación
Martes 04 de Abril de 2017

Federico Carrizo afirmó que en Central "ahora hay una presión linda"

El mediocampista canalla buceó en aguas del pasado y el presente. Destacó que

Hizo una especie de revisionismo sin poner barreras. Abrió su corazón para abordar distintos temas. Federico Carrizo viene de tener un buen partido y un gol en Junín. Poco a poco le está inyectando esa dosis de picardía y buen pie que necesita el equipo. Pero no olvida el pasado. Ese mismo que le dibujó duras cicatrices en cuerpo y alma. No obstante, Pachi sigue de pie y sólo piensa en "darle algo lindo al club". El volante aseguró, en un mano a mano con Ovación, que "la realidad del club hoy es otra. Ahora hay una presión linda. No se pelea por cosas feas y complicadas como vivimos muchos de nosotros en su momento. Por eso, y lo hablé con algunos chicos cuando se pudo, es un momento para disfrutar. Y los más pibes lo van entendiendo", confesó el cordobés antes de someterse a un variado ping-pong.

¿Se puede decir que de los cuatro partidos el de Junín fue en el que mejor te sentiste?

En realidad en otros partidos me sentí muy bien. Sea con la pelota o en la generación de juego. Pero sí debo reconocer que estuve bien. Más suelto. Es como que me sentí más rápido. Aunque eso es porque voy agarrando ritmo, que era lo que me faltaba cuando llegué. Y de yapa vino el gol, que lo disfruté.

¿En qué notás que mejoraste en este breve tiempo?

En que me siento más picante, más rápido. Además esta vez pude aguantar los 90 minutos sin problemas porque contra Tigre me acalambré el gemelo y tuve que salir.

¿Pensás que te pasó factura el hecho de que llegaste y terminaste siendo titular por la lesión de Fernández?

Es que no sé qué hubiese pasado si se daba de otra manera. Es verdad que llegué y me tocó jugar pero vine para sumar desde el lugar que me tocara. Lógico que entreno para jugar siempre, pero a la vez sé que venía de no tener tanto ritmo de competencia. Soy uno más y trato de cumplir con lo que me pide el entrenador.

¿Y al no ser enganche, sentís que tenés capacidad para hacerlo o de darle al equipo esa generación que necesita?

Me gusta esa posición.

Pero no sos enganche.

Es cierto. Aunque conozco el puesto porque con Palma y el Chulo Rivoira jugué algunos partidos ahí. En realidad me gusta moverme por todo el medio y tener la pelota. Sé que hacía mucho que no jugaba en esa posición, pero poco a poco me voy sintiendo mejor en la función que me dan.

¿Y en qué lugar te sentís mejor. Es decir por derecha como muchos imaginaban, ya que te sumaron para suplir la vacante que dejó Montoya, por izquierda o por el centro?

En sí me da igual cualquiera de las tres posiciones. No vine con la mentalidad de jugar en determinada posición si no para aportar algo al grupo desde el lugar que me toque. Arranqué por izquierda y ahora estoy por el centro, aunque juego donde me necesiten.

Está bien, ¿pero si te dieran a elegir dónde preferirías jugar o dónde crees que podrías aportar mucho más, en qué lugar lo harías?

En primer lugar quiero remarcar que me da lo mismo en cualquier lado del mediocampo. Siento que puedo cumplir por cualquiera de las dos bandas. Pero si me dieran a elegir dónde me gustaría, elegiría por izquierda.

¿Sos de hacer una autocrítica sobre las cosas que debés mejorar?

Sí, por supuesto. Si bien venía sin ritmo y por suerte ahora me voy sintiendo mejor, sé que siempre hay cosas por corregir o mejorar. Siempre hay algo por hacer. Eso lo tengo claro. Nunca terminás de aprender.

¿Qué cosas aprendiste estando en Boca o en México y te gustaría volcarla en Central?

Uno siempre aprende. Las experiencias marcan eso. Uno va creciendo y madura en muchos sentidos. Sinceramente trato de ayudar a Central en base a mis características y condiciones sin creerme más que ninguno. Mis compañeros saben cuáles son mis cualidades y las trataré de volcar en favor del equipo.

¿Y qué cambios notaste que hubo en el equipo desde que llegaste hasta estos momentos?

Sabía que venía a un plantel en el que hay un gran grupo humano. Al tener eso, las cosas se hacen más sencillas luego en el día a día. Y creo que se está notando una mejoría en general. El plantel está muy comprometido y soy uno más en esta lucha por poner al club donde se merece.

¿Los condiciona en algo el hecho de que el medio viene cambiando de jugadores por diversos motivos?

No, no tiene nada que ver. El entrenador tiene la suerte de contar con un buen plantel y eso es lo más importante. No veo eso como un problema. Todo lo contrario. Y un ejemplo concreto es que ayer (por el domingo) jugó Fabián (Bordagaray) porque Marco (Ruben) no pudo estar y lo hizo bien. Hay un buen plantel y eso es lo más destacado. Central tiene un gran grupo.

¿Y qué Central encontraste en relación a cuando te fuiste?

Con un club, por suerte, mucho mejor que cuando me tocó ir. Sea desde lo institucional como deportivo. Y eso me pone muy contento. Sólo quiero aportar mi granito de arena para que a Central le vaya bien, nada más.

¿Sos consciente de que a diferencia de lo que vivieron varios jugadores de tu camada ahora los chicos que van entrando al equipo no tienen esa enorme presión que tenían ustedes?

Sí, cambió para bien. Por suerte se revirtió. Ahora hay una presión linda, por así decirlo. No se pelea por cosas feas y complicadas como vivimos muchos de nosotros en su momento. Por eso, y esto lo hablé con algunos chicos cuando se pudo, es un momento para disfrutar. Y los chicos lo van entendiendo.

¿Cómo tomás el hecho de que sos uno de los pocos que volvió luego de haber vivido y pasado por cosas terribles desde lo deportivo?

Lo bueno es que la realidad es otra. Me quedo con eso. Ahora se pelea por cosas lindas. Como entrar a una copa. O pelear campeonatos como pasó hasta hace muy poquito. Estoy muy contento de estar de vuelta y saber que puedo sumar mi granito de arena para que a Central le vaya mejor.

¿Pensás que se quemaron varios jugadores en tu primer ciclo teniendo en cuenta que muchos se destaparon en otros clubes como Burdisso, Braghieri o Caraglio, por ejemplo?

Pasa que era un momento muy complicado y la responsabilidad caía sobre un plantel que tenía muchos jóvenes. Eramos muchos pibes y la situación no era fácil. Había mucha presión y responsabilidad. Se hizo lo que se pudo y lamentablemente las cosas no salieron como realmente queríamos. Por suerte hoy la realidad es otra y los chicos tienen otro tipo de presión.

¿Sos de darles consejos a los más pibes?

Hablo cuando se da el momento.

¿Central te marcó en algo?

Soy un agradecido porque me dio todo. Me recibió a los 12 años, me dio la chance de debutar, luego ser vendido a Boca, jugar en México y ahora me recibió otra vez.


Comentarios