Ovación
Miércoles 13 de Septiembre de 2017

Es lógico que Dybala no se entienda con Leo

Se saluda con honores la sinceridad de Paulo Dybala para decir que no le resulta fácil jugar al lado de Lionel Messi en la selección argentina.

Se saluda con honores la sinceridad de Paulo Dybala para decir que no le resulta fácil jugar al lado de Lionel Messi en la selección argentina. Tiene razón el crack de Juventus en hacerle saber al mundo que él no está capacitado futbolísticamente para entenderse o actuar como alma complementaria de Leo. Porque, en realidad, lo que deja inferir con su declaración es eso. No es imposible, pero a Dybala siempre le será difícil congeniar con Messi por la sencilla razón de que Leo siempre jugará a otra cosa. No nació en estos tiempos un futbolista que pueda atarle los cordones al rosarino. Hasta está perfecto que Messi se autogestione en la selección argentina. Cómo no lo va a hacer si es el amo y señor de todos los movimientos colectivos. Fue así con todos los entrenadores que pasaron por el tamiz del predio de la AFA y también lo será en el ciclo de Jorge Sampaoli. No se entiende a aquellos que quieren boicotear la Messidependencia. El único equipo del mundo que logró prescindir de ella fue Barcelona cuando era dirigido por Guardiola. Pero esa formación fue la Biblia del fútbol. Enseñó durante años cómo debe jugarse a este deporte. Por eso sirve de poco la referencia. En cualquier otro equipo o selección playita colectivamente hablando, como es la Argentina actual o este Barcelona 2017, siempre es aconsejable delegar todo en Messi. Seguramente Dybala no se siente a gusto con esa circunstancia cuando comparten sector o funciones en la selección. Tal vez quiera adquirir otra dimensión o tener más ínfulas de las que tiene. Nadie en su sano juicio puede discutir que Dybala es un futbolista calificado, pero de ninguna manera está llamado a ubicarse en la primera línea sucesoria cuando Messi deje la selección. Tiene que hacer su carrera de nuevo si sueña con cargarse alguna vez al hombro a la selección. Lo mejor que le puede pasar a Dybala es seguir aprendiendo al lado del mejor del planeta. Sólo así podrá resultarle menos incómodo convivir en una cancha con Messi. Tal vez en el crucial partido contra Perú, Sampaoli se apiade de él y no lo exponga tanto. En Argentina al único que hay que hacerle lugar siempre es a Messi. El resto es decorado.

Comentarios