Ovación
Miércoles 21 de Junio de 2017

En versión aumentada

El alazán Borrowed Time extendió la serie en el óvalo rosarino haciendo gala de una notoria superioridad.

Imponiendo condiciones desde el ingreso al derecho, el alazán Borrowed Time le puso su nombre a la edición 2017 del tradicional Clásico Monumento a la Bandera.

Una gran cantidad de espectadores se dio cita al escenario rosarino soportando la gélida y soleada tarde aguantando hasta el final de la jornada donde once fondistas le pondrían la cuota de calor ni bien ingresaron a las jaulas.

Tercera presentación del hijo de Incurable Optimist, quien en la pista demostró que su anterior conquista cosechada en el marco del Clásico 25 de Mayo no había sido obra de la casualidad. En dicha ocasión aguantó a rigor de látigo las estocadas de Blanck Check y Crazy Strong superándolos ajustadamente de un extremo al otro.

Ayer, Claudio Olivarez le modificó el tren de marcha para no desgastarlo prematuramente, dejándoles la delantera a El Gran Tony y Crazy Strong.

Alternando la 3ª y 4ª colocación fue ganando ubicaciones para desembocar en la recta y allí, Olivarez mandó la atropellada que le permitió, metros más adelante, dominar a El Gran Tony escapando hacia la sentencia con el triunfo asegurado.

Aunque para completar el festejo tuvo que aguardar el reclamo del jockey Néstor Acosta (El Gran Tony), el que fue desestimado por la comisión de carreras. Todo transcurrió en 2' 11'' 85c para los 2.100 metros de arena normal.

Comentarios