Ovación
Sábado 09 de Septiembre de 2017

En una temporada sin luces, se reinventó

La Torre apenas tenía una semifinal en Delray Beach y cuartos en Roma

Del Potro volvió a concentrar la atención de los seguidores del tenis y de los que no acostumbran a sentarse frente a una pantalla. El tandilense se reinventa a cada momento. En una temporada en la que apenas tenía una semifinal, en el ATP 250 de Delray Beach y cuartos en el Masters 1000 de Roma, y con un físico que le acostumbra a jugar malas pasadas, su actuación en el Abierto de los Estados Unidos merece valorarse.

La despedida de ayer no opaca en lo más mínimo lo lejos que llegó en este Grand Slam, algo que pocos argentinos fueron capaces en la historia. En esto se incluye la soberbia victoria sobre Roger Federer en los cuartos de final.

Campeón de este abierto en 2009, Delpo remontó en la edición actual una desventaja de 2 sets a 0 ante Dominik Thiem en cuartos de final, en otro de sus grandes logros. La entereza para sobrellevar esa circunstancia adversa es una virtud, así como su aparición fulgurante en este torneo, en una temporada llena de grises.

Comentarios