Ovación
Lunes 26 de Junio de 2017

En Entre Ríos se consigue

Concordia se bajó por problemas climáticos, Paraná salió a rescatar la fecha provincial con poco tiempo de preparación y fue una gran fiesta. La realidad en Santa Fe sigue por ahora lejos.

El automovilismo creció como ninguno en la provincia de Entre Ríos. No sólo por la inauguración de un autódromo (Concepción del Uruguay), por el hecho a nuevo de otro (Concordia) durante la gestión del ex gobernador Sergio Urribarri y por la vigencia del de la ciudad capital, el del Club de Volantes Entrerrianos. Sino porque cuando uno de ellos, en este caso el de Concordia, tuvo los problemas sabidos que le trajo el agua del río Uruguay, el de Paraná se preparó contrarreloj para poder recibir bien a la máxima categoría nacional y lo hizo de manera brillante. Una contracara importante con lo que ocurre en Santa Fe, donde pese a los esfuerzos de funcionarios y dirigencia tuerca está muy lejos de esa realidad.

El autódromo paranaense lució a pleno, colmado. La hotelería, completa desde el viernes. La ciudad atrás del evento, pese a que, también hay que remarcarlo, los accesos deberían señalizar mejor la llegada al trazado. En poco tiempo, todo se organizó pese a las quejas de algunos emprendedores que afirmaron que, con mayor previsibilidad, se podrían haber explotado mejor los recursos ciudadanos. Pero al margen, el TC pudo correr pese a los problemas en Concordia, Entre Ríos no perdió su fecha y fue una fiesta popular, en la que no cabía un alfiler y la economía se movió en torno a esta cita deportiva.

En Santa Fe en cambio, pese al evento cultural que ya significa el Súper TC2000 en las calles de la capital, a la intención puesta en marcha de la provincia y el municipio para volver a poner en funcionamiento el autódromo de Rosario y ahora licitar las obras que faltan para alargarlo, la actividad está muy acotada. Hoy el óvalo del club Atlético Rafaela es el único que puede recibir sin problemas las categorías que hagan falta, mientras en el Fangio existe la restricción de carreras a sólo 5 en el año, además de la prohibición de pruebas. La muy buena opción del Parque de la Velocidad de San Jorge, que igual es chico para el TC, hoy está en remodelación, que viene a marcha lenta. El Don Eduardo de Las Parejas y el de Maggiolo ya entraron en el olvido y sólo quedan en pie el asfalto en las localidades de Avellaneda y Reconquista para la actividad zonal, que debe mudarse de la provincia para poder cumplir sus calendarios.

Es más, el Car Show Santafesino viene usando reiteradamente Paraná para sus fechas, además del Cabalén de Córdoba y hasta Termas de Río Hondo. Las Agrupadas utilizan regularmente el Juan Oria de Marcos Juárez y ahora el Eusebio Marcilla de Junín. A Rosario vienen para apertura y cierre, vendrían muchas más si los dejaran y dejarían en las arcas el dinero que pagan religiosamente por los alquileres, una buena forma de recuperar inversión. A equipos y pilotos se les encarece mucho más una actividad de por sí onerosa con traslados importantes. Hace falta una visión más global para internalizar que el automovilismo mueve muchos recursos y por ende trabajo genuino.

Por supuesto, el aporte estatal es clave, además del privado. Si esa visión indica que la inversión económica se puede devolver de una manera productiva para un espectro importante de ciudadanos, valdrá la pena imitar el ejemplo entrerriano. Paraná fue una fiesta, la ciudad lo usufructuó. Copiar lo ya inventado es una buena estrategia.

Ahora a esperar más de un mes

La próxima carrera del Turismo Carretera será recién en agosto. Sí. En lo que resta de junio y en todo el mes de julio no habrá actividad porque todo estará centrado en los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires, que demandara una preparación especial de los equipos con autos que aguanten la exigencia. La cita será el 6 de agosto en el coliseo porteño del Oscar y Alfredo Gálvez, para celebrar los 80 años de la categoría más añeja del continente.

Comentarios