Ovación
Jueves 14 de Septiembre de 2017

En Newell's, Brian Sarmiento faltará como mínimo tres partidos

El parte médico confirmó una "distensión en el bíceps femoral izquierdo". Volvería ante Vélez

Inactivo. Todo lo contrario a su postura de vida, la que demostró cuando empezó a sonar su vinculación con Newell's, ese por entonces "tamo activo". Brian Sarmiento volvió a lesionarse después de jugar 175 minutos (36' ante Unión, 90' con Godoy Cruz y 47' con Huracán) con la camiseta rojinegra. Y se perderá, al menos, tres partidos. Es que el parte médico que se brindó ayer desde el parque dice: "distensión en el bíceps femoral izquierdo, que le demandará tres semanas de recuperación".

Justo él. Al que le dieron la camiseta 10. Al que Llop imaginó con un arranque en buen nivel, haciendo la diferencia, y llevando las riendas del nuevo Newell's. El arranque se dio al revés de lo esperado. Se lesionó en la pretemporada: distensión en el soleo izquierdo, que sufrió a los 20' del amistoso ante Talleres, en Córdoba (0-2). Eso le impidió estar al ciento por ciento en el debut en la Superliga y por eso en la primera fecha fue al banco e ingresó a los 9' del segundo tiempo, ni bien la Lepra quedó 0-1 en el marcador.

Al toque, jugó todo el partido de Copa Argentina frente a Godoy Cruz y el lunes estaba activo, aunque sin destacarse, en el primer tiempo ante Huracán pero en el segundo minuto del complemento cayó por una infracción sobre la media cancha y enseguida los auxiliares médicos leprosos hicieron la seña del cambio que se produjo un minuto después con el ingreso de Opazo.

Una baja muy importante para el equipo que está formando Llop, en el que hasta el momento Sarmiento se mostró para jugar preferentemente por el sector derecho del medio hacia arriba, aunque con libertad para buscar los espacios.

Algo que intentó ante el Tatengue al ingresar por Sills, cuando contagió con su buena energía. "Le imprimió vértigo con sus corajeadas y dominio de pelota. Se ubicó en la mitad de cancha para iniciar las acciones, luego se adelantó sobre la derecha, encaró y trató de buscar el fondo. Y no ejecutó el penal (convertido por Guevgeozian) sólo porque el armenio se lo pidió, aunque se quedó "con ganas de patearlo".

Frente a Godoy Cruz jugó los 90' y su rendimiento fue de mayor a menor, como el equipo. Sacó el centro rasante que el defensor Galeano metió en su propio arco en el 1-0 parcial. Y siempre buscó ser el iniciador de los ataques.

Y en la primera mitad ante el Globito fue el generador de la primera jugada a los 28 segundos al combinar con Torres en la habilitación a Leal que se fue ancha por pocos centímetros. Se movió generalmente del medio hacia la derecha, y cuando a los 2' del segundo tiempo le fueron abajo, al tobillo, cayó lesionado por el golpe y la mala caída. Diagnóstico médico: "distensión en el bíceps femoral izquierdo".

Una lesión que le demandará al menos tres partidos, y gracias a que en medio está el parate por los últimos dos cotejos de la selección por las eliminatorias entre el 5 y 10 de octubre.

Por eso no estará el sábado en el Coloso ante Olimpo, ni con Lanús en el estadio granate el lunes 25, ni contra Godoy Cruz el lunes 2 de octubre, de local.

Si la evolución es en los tiempos previstos, su regreso al equipo sería el sábado 14 contra Vélez en Liniers.

El tema es el mientras tanto. ¿Quién jugará en su lugar?

Juan Manuel Llop obviamente lo estará evaluando. En el uno por uno, el más adecuado sería Víctor Figueroa, que ocupó su lugar en la primera fecha de la Superliga. Aunque no fue a quien eligió el lunes en cancha de Huracán, apostando por un delantero neto como Daniel Opazo. Y la duda aumenta en que tampoco lo incluyó en las otras dos variantes, en las que priorizó a Tevez y Rivero. Con ellos en cancha, fue Joaquín Torres quien se puso el equipo al hombro en los últimos minutos en busca del empate que no llegó y por eso también puede ser opción.

Pero más allá de la variante puntual sin Sarmiento, el DT rojinegro también debe definir si mantiene el esquema con los dos volantes de marca y los tres ofensivos, más un único punta, o lo modifica a un 4-4-2 o arriesga más ofensivamente con un 4-3-3 que por lo general no es tal (ver aparte).

Lo único concreto por ahora es que el 10 leproso quedó inactivo cuando el equipo más lo necesita. Cosas de un mal arranque.

Comentarios

Últimas Noticias