Ovación
Jueves 01 de Junio de 2017

En España también es un tema

La detención del jugador del Atlético de Madrid Lucas Hernández, el pasado 3 de febrero, por la presunta agresión a su novia reavivó en España la controvertida relación que el mundo del fútbol tiene con la violencia de género. El caso más sonado por su repercusión mediática fue el del jugador del Betis Rubén Castro, a quien la hinchada le dedicó una canción durante un partido tras ser acusado por su novia de violación: "Rubén Castro alé, Rubén Castro alé, no fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien". El jugador fue procesado por siete delitos de maltrato, por los que la fiscalía pide cuatro años de cárcel. Pero no se trata de casos aislados. En el fútbol y los deportes de élite se produce el mismo porcentaje de casos de violencia machista que en el resto de la sociedad, aunque hasta ahora la tónica ha sido no condenar el delito y escudarse en la estricta presunción de inocencia. "No se trata de no respetar la presunción de inocencia", comenta Juana Gallego, directora del Observatorio de Igualdad español, "sino de aprovechar la ocasión para denunciar este tipo de violencia. La violencia de género no es un tema privado, igual que no lo son las agresiones racistas".

Comentarios