Eliminatorias Sudamericanas
Miércoles 11 de Octubre de 2017

En el Atahualpa de Quito fue la noche del 10 y de la "liberación"

Messi hizo los tres goles y hasta volvió a hablar con la prensa: "Todos queríamos ir al Mundial".

El enorme desahogo de la clasificación descomprimió todas las tensiones. Todo gracias a Lionel Messi y sus tres goles nacidos a partir incluso de un gol en contra a los 39 segundos que lo hizo más épico. Y fue tanto el alivio, que el plantel decidió empezar a reconstruir el lazo con la gente y lo primero que hizo fue sepultar la decisión de no hablar con la prensa tomada luego del 3-0 a Colombia en San Juan, en solidaridad con ciertos rumores sobre Ezequiel Lavezzi pero sobre todo harto de las críticas porque se tildaron de "fracasos" los subcampeonatos mundiales y de Copa América. En el momento adecuado, sin rencores más allá de los cánticos de vestuario, no hubo revancha en el discurso. "Todos queríamos ir al Mundial", dijo sonriente sobre el que será su cuarto seguido. "Es una liberación", aseguró.
"Nos fuimos metiendo solos en este lío", dijo justamente Leo. "Fue durísimo el gol de Ecuador tan rápido pero nos sobrepusimos rápido, lo dimos vuelta y lo ganamos bien. Estaba el temor de quedar afuera. Habíamos dejado pasar oportunidades y venir a definir en la altura de Quito fue muy difícil".

Sonriente, sin palabras punzantes ni reclamos, Messi fue el primero en tomar la palabra ante los micrófonos. Luego lo hizo el resto (ver páginas 8/9). Ya unos minutos antes de que abrieran los vestuarios, el Cabezón Ruggeri, que acompañó el viaje de la selección, había anticipado que los jugadores romperían la veda. "Siempre intenté dar lo mejor en la selección", señaló el 10. "Y era injusto, sobre todo para los que venimos desde hace tiempo, que hayan sido discutidos jugadores por haber perdido tres finales que merecimos ganar. Pero hoy es momento de disfrutar la clasificación, de estar tranquilos".
"Hicimos lo que teníamos que hacer: clasificar a Argentina al Mundial. No podíamos estar afuera", apuntó. "Conseguimos el objetivo. Conseguimos paz. Hubiera sido una locura quedarnos afuera. Sólo nosotros sabemos todo lo que sufrimos".
Pero Messi usó esos momentos de angustia para decir sin dudar que "lo que pasamos y el hecho de no hablar con la prensa nos sirvió para unirnos más. Por eso ahora estoy convencido de que el equipo salió fortalecido, que la selección va a ser otra y va a crecer seguramente mucho más".
Y no se privó de darle un mensaje a todos los argentinos: "Siempre estamos agradecidos por todo el apoyo, sobre todo el que recibimos en los dos últimos partidos. Más no se le podía pedir".


Comentarios