Ovación
Martes 05 de Septiembre de 2017

El Zurdo no va por izquierda y se mantiene firme en su línea

La mirada que existe sobre Jorge Sampaoli no es del todo lineal. Encuentra adeptos a su estilo, como también ciertos detractores.

La mirada que existe sobre Jorge Sampaoli no es del todo lineal. Encuentra adeptos a su estilo, como también ciertos detractores. Incluso internamente también pueden surgir determinados enojos o disconformismo por las determinaciones que tomó y que otros entrenadores no se animaron a ponerlas en práctica. Su andar no tendrá sobresaltos si logra la meta de ganar y clasificar a la selección, caso contrario una ola de cuestionamientos recaerá sobre su figura más allá de que hace poco tiempo que está al frente de la selección. Si algo no existe en ese puesto es precisamente tiempo.

El Zurdo, gran admirador de Marcelo Bielsa, aplicó su estilo en cuanto a los medios de comunicación. Habla con todos en conferencia de prensa, no hace distinciones ante los poderosos y formadores de opinión y mantiene cierta distancia. Hizo caso omiso a los pedidos que tuvo para que aceptara los mano a mano con determinados medios y eso, a veces, es un costo a pagar cuando los resultados no son positivos. Es una manera de trabajar que aplicó y que debe aceptarse, porque no es la primera vez que lo hace. Y no está mal.

El domingo aparecieron algunos rumores sobre una posible renuncia del DT, algo que se diluyó enseguida porque no tenía sustento y porque desde el entorno del Zurdo salieron rápidamente a desactivar el tema.

Sampaoli también tocó a algunos intocables, convocó a uno que parecía estar prohibido como Mauro Icardi. Todos movimientos que muchas veces generan reacciones internas, más allá de que no se muestren públicamente. El grupo, que hace tiempo no habla con la prensa, es cerrado y hay caciques que mandan en la tribu desde hace años. Mover a algún poderoso no siempre resulta gratis. A la larga, generalmente, se paga.

El casildense sabe a la perfección que hay riesgos, aunque también era consciente cuando asumió de que debía tomar ciertas decisiones no gratas dentro del plantel. Sí para el afuera. Está en una posición ingrata y nada simple para poder convencer a todos, por eso apuesta a su idea y a morir con sus ideales. Ninguna bala le entrará si los resultados son positivos. Así se resume todo un cóctel de situaciones que debe afrontar.

Comentarios