Ovación
Viernes 23 de Junio de 2017

El sueño de Copa, cada vez más lejos

La derrota en Córdoba no hizo más que profundizar el bajón de Newell's en las últimas 7 fechas

Newell's no hizo lo que debía. Lo que estaba obligado a conseguir. Sumar de a tres era una condición innegociable, más aún teniendo enfrente a un rival limitado y plagado de penurias futbolísticas. No sacó provecho de esa situación, no sorprendió, fue timorato y pareció que algunos futbolistas jugaron con más bronca que con ganas. El resultado fue el que se produjo, una derrota inexplicable para el exterior, pero justificada por la impericia que mostró sobre el Kempes. Porque la Lepra puede dar mucho más de lo que brindó ayer por la tarde, pero no impuso la presión y el ahogo físico que desplegó con Lanús. La consecuencia de esta puesta en escena olvidable es casi letal: hoy está afuera de los clasificados a la Libertadores y casi sin chances de revertir esta situación. Y se tendrá que conformar con la Sudamericana, que no es algo menor.

   El problema residual de Newell's no arrancó ayer, si no que se inició en la fecha 23 con Independiente. A partir de ahí jugó siete partidos y de 21 puntos en juego sólo cosechó cuatro. Es decir, dejó de lado una enorme posibilidad no sólo para pelear el título en su momento si no asegurarse un lugar que hoy está a punto de perder. Precisamente por la cantidad de chances que desperdició en esta última etapa del campeonato.

   El equipo, ahora dirigido por Juan Pablo Vojvoda de manera interina, no empieza a quedarse afuera de la Libertadores por los dos últimos resultados, si no que venía por un tobogán que lo condujo directamente a quedar fuera de los clasificados. Aún restan tres puntos por disputarse y matemáticamente tiene chances de lograr el objetivo planteado, pero tendrían que darse una continuidad de otros resultados para lograrlo (ver página 3). Y, sobre todo, vencer el martes a Godoy Cruz, algo que tampoco será sencillo.

   Los problemas económicos, los institucionales, la renuncia de Diego Osella, entre otras cuestiones, tal vez ingresen en el terreno de las excusas para pintar este presente. Que pueden tener cierta validez, aunque también es cierto que la gran mayoría de estos inconvenientes vienen desde el año pasado, se acrecentaron en la pretemporada y sin embargo la Lepra dio señales positivas para sorprender al mundo futbolístico argentino.

   La aparición de juveniles que le entregó otro aire habrá influido, aunque estuvieron acompañados por ciertos referentes. Ante la ausencia nuevamente de Maxi Rodríguez por un cuadro gripal, era Scocco (con un futuro incierto) el que tenía que soportar el peso de la conducción, pero ayer estuvo contrariado, enojado y fastidioso. No rindió como lo puede hacer y el equipo lo extrañó.

   Newell's fue apático, no impuso la diferencia futbolística con un rival endeble y se volvió a casa con una derrota que prácticamente lo sacó de la Libertadores 2018. Un golpe a la esperanza acumulada y que empaña, en parte, la buena campaña realizada.

Comentarios