Ovación
Domingo 07 de Mayo de 2017

El salaíto se aseguró el reducido de la primera D

Argentino derrotó por 2 a 1 a Claypole y ya consiguió un lugar en el octogonal

El triunfo de Argentino de ayer por 2 a 1 ante Claypole tiene dos lecturas bien definidas. La primera es positiva. Volvió a sumar tres puntos y desde la matemática ya tiene una plaza en el torneo reducido para pelear por el segundo ascenso, porque le sacó 21 puntos de ventaja al 10º de la tabla que es Muñiz cuando al Rayo Rojo le quedan 6 partidos por jugar (18 unidades). Y la otra mirada es negativa, puesto que el equipo de Marcelo Vaquero no dejó la imagen de los últimos partidos, sobre todo en el Olaeta donde últimamente se había mostrado como un conjunto muy sólido en la faz defensiva.

   El partido se planteó con dos esquemas distintos. Argentino plantó un 4-4-2 mientras que Claypole con su 4-2-3-1 le entregó la pelota y espacio al salaíto, que en los primeros 10' no le encontraba la vuelta al partido. Porque lateralizó el juego entre los cuatro defensores y cuando un futbolista de Claypole presionaba, la pelota terminaba en los pies de un rival o en un pelotazo sin sentido.

   El que tomó nota de esta situación fue Emanuel Fabrizio, quien retrocedió unos metros a buscar el balón donde estaban May y Rivarola. Y a los 10' llegó la primera jugada de riesgo. Fabrizio inició una salida clara con Vecchiarello, quien habilitó por izquierda a Córdoba. El marcador izquierdo desbordó y la metió en el medio del área. Cabral envió su remate por encima del travesaño.

   Párrafo aparte para el Toro Cabral. Si bien está peleado con el arco y el 9 vive del gol, fue uno de los puntos más altos. Pivoteando para la entrada sus compañeros, siendo el primer defensor del equipo corriendo a destajo a los marcadores rivales y peleándose con toda la defensa cuando la situación lo ameritaba.

   Un minuto más tarde, el juez Diego Molina cobró penal para Argentino por una mano de Rosas Quinteros, quien previamente pareció había sido objeto de un falta por parte de Tedesco. Salgado quiso picar el penal, Loiácono, a pesar de haberse pasado arrojándose hacia su derecha, pudo atajarlo y el Oreja tuvo la buena fortuna que le cayó el rebote en los pies para poner el 1 a 0.

   A partir de allí, Claypole cambió de esquema, sin grandes dividendos. Y el sala pudo aumentar a través de Cabral, a los 40' y a los 44'.

   Ya en el complemento, a los 53'. Córdoba desparramó a su marcador y tiró un centro preciso a la cabeza de Vechiarello. El ex jugador de las inferiores de Newell's puso el 2 a 0.

   ¿Partido liquidado? Todo hacía presumir que sí. Sobre todo después de la expulsión de Fassi un minuto después del segundo gol de Argentino. Pero esto es fútbol. Y se generaron un par de situaciones que pusieron otra vez a Claypole en partido. A los 63' se fue lesionado el arquero Rodríguez. En su lugar debutó el juvenil Mateo Quintana, quien a los 75' salió mal con el pie, el rebote quedó en poder Coronel quien fue derribado por Córdoba dentro del área. Penal y roja para el lateral izquierdo. Coronel canjeó el penal por gol y le puso suspenso al resultado. Y en la última jugada del partido, Claypole casi se lleva un premio inmerecido porque un cabezazo de Rosas Quinteros se estrelló en el palo izquierdo.

   Ganó el Sala. El resultado fue justo. Pero tiene que mejorar este tipo de desconcentraciones si quiere lograr el ansiado ascenso a la C.

Comentarios