Ovación
Miércoles 04 de Octubre de 2017

El rojo sigue en primera

"Fue muy duro. Veníamos en caída pero por suerte reseteamos a tiempo", destacó Vercesi, capitán de Provincial

Provincial tuvo una temporada extensa en la que pasó por diferentes situaciones, de codearse en un nivel como el Interior B a intentar zafar del descenso. Recién el último sábado, cuando venció a Los Pampas 28-16, logró mantener la categoría, terminando en la primera colocación de la zona Reclasificación del Regional del Litoral. "Costó, pero seguimos siendo de primera. De verdad fue muy duro", destacó Juan Vercesi, capitán del rojo durante los últimos cinco años.
"El año se hizo largo. El objetivo principal, como cada año que arrancamos, fue intentar jugar la zona Campeonato y evitar pelear la permanencia, pero no lo logramos", continuó el forward.
Empecemos por el principio, ¿cuál fue el balance del
Torneo del Interior?
El Interior nos dejó como mayor experiencia el hecho de saber cómo y para qué jugarlo. Obviamente con el diario del lunes te puedo decir que a lo mejor lo teníamos que haber tomado como una preparación para el Litoral, sin tantas expectativas y ver hasta dónde llegábamos. En el arranque nos fue bien, fuimos avanzando hasta que llegamos a la semifinal. Ahí la ansiedad nos mató y la decepción después de perder fue grande. Nos teníamos que haber dado cuenta de que ese torneo nos sirvió para empezar el año con un buen roce, distinto al que teníamos habitualmente, y después pelear para jugar la zona Campeonato y no en la Reclasificación.
La derrota en la semifinal con Carrasco Polo pegó fuerte
Nos mató de la cabeza y eso también influyo en el arranque del Torneo del Litoral. Veníamos cayendo, debutamos con Duendes y después jugamos con Jockey y así sumábamos tropezón tras tropezón. Después, en los partidos que teníamos que ganar no lo hicimos y nos encontramos otra vez jugando la Reclasificación.
La que tampoco fue fácil.
Arrancamos la Reclasificación con dos derrotas duras, ante Paraná Rowing y Crar. Los que sacaban cuentas decían que si perdíamos tres partidos se nos complicaba y nosotros ya habíamos perdido dos antes de que termine la primera ronda. Se nos venía la noche.
¿Cuándo empezaron a
ganar confianza?
Después del partido que perdemos en Lagos con Rafaela hubo un replanteo grande. Teníamos que empezar de cero y si no cambiábamos terminábamos mal. Ahí tomamos la cosa de otra manera y nos empezamos a recuperar con La Salle y Los Pampas, que si bien no son rivales difíciles son canchas muy duras para ir a jugar. Ninguno fue fácil pero ganamos los dos y después empezamos la segunda ronda más afilados, aunque todos los partidos nos costaron.
¿Y depender de sí mismos
les generó presión?
Muchísima. Dependíamos de nosotros, pero si nos equivocábamos nos pasaban para el cuarto. Pelear por la permanencia no se lo recomiendo a nadie.
¿Cuáles fueron las claves?
Creo que reseteamos a tiempo y pusimos los pies en la tierra. Hicimos borrón y cuenta nueva porque lo pasado no lo podíamos cambiar y teníamos por delante algo muy importante que era no perder la categoría. Hace mucho que la estamos manteniendo y sé que en algún momento vamos a pisar arriba y todo esto va a quedar atrás.

Comentarios