Newell's
Jueves 19 de Enero de 2017

"El próximo partido que tenga la chance dirá si estoy para jugar o no en Newell's"

El defensor Sebastián Domínguez aseguró que se "quiere ganar un lugar en el equipo" y contó que "ser suplente es algo nuevo porque no fui suplente en ningún equipo en el que jugué"

Sebastián Domínguez no anda con vueltas a la hora de hablar de fútbol. El defensor de Newell's sabe dónde está parado. Y también a dónde pretende llegar. Es consciente de que no tuvo muchos minutos en el último año en Newell's y que cuando le tocó jugar no mostró su mejor versión. Quiere revancha. Pero también admite que tiene una prueba por delante. Sin medias tintas aseguró que "el próximo partido que tenga la chance dirá si estoy para jugar o no en Newell's".

Apuesta a ganarse un lugar entre los titulares. Por eso aseguró hoy que corre "de atrás. Trataré de convencer al entrenador. Me tomé esta pretemporada de esa manera. Para ver que sensaciones tenía. Soy un jugador grande, entonces quiero ver. No fui suplente en ningún equipo en el que jugué, y eso es algo nuevo para mí".
En ese sentido, manifestó que quiere "luchar por un lugar en el equipo. Soy consciente de que el año pasado en diciembre era un refuerzo, en junio había inspirado confianza en el entrenador y después del partido con Temperley no volví a tener minutos".
En diálogo con el programa radial "Juego de Pasiones", de LT8, reconoció que pensó en dejar de jugar después del partido con Atlético Tucumán, cuando recibió la desaprobación de los hinchas. "Después de ese partido dije «no juego más, no me presento a entrenar el lunes y no juego más, y sin rencores». Por eso no paso más. No critico la actitud de la gente, a mí internamente me duele mucho. Tenía miedo de volver a vivir eso. Pero después de hablar con mi familia, llegué a la conclusión de que podía ser el punto para empezar de nuevo. Volver a poner en cero el tablero. El próximo partido que tenga la chance dirá si estoy para jugar o no en Newell's".
Además, recordó que su vuelta al club del parque Independencia no fu sencilla. "Muchos dijeron que venía por ser amigo de Lucas Bernardi. Eso me puso en un lugar incómodo, pensé que iba a poder combatirlo durante la semana y en el día del partido, pero la realidad es que no pude".
"Hoy sigo intentando hacer pie en un equipo en el que no he podido ser titular por más de tres partidos. Hoy el equipo está bien y salió de esa nebulosa en la que estuvo en el primer semestre de 2016, y el segundo semestre fue esperanzador para todos, De mitad de cancha hacia adelante el equipo es muy decisivo, y sostiene el resultado de mitad de cancha para atrás. Entonces siento que es un momento favorable para jugar y me dan ganas de jugar".
El experimentado zaguero también contó una charla que tuvo con Diego Mateo, quien se retiró tras el partido frente a San Martín de San Juan. "Pomelo me decía que vaya día a día, porque yo soy de volverme muy loco. Y cuando hacemos fútbol entre los titulares y los suplentes a veces pienso en dejar todo. Porque cuando enfrentás al Gato (Mauro Fórmica), a Nacho (Ignacio Scocco) o Maxi (Maximiliano Rodríguez), que están en el aire, me da ganas de largar todo. Digo no reniego más, ellos vuelan. Y después hay entrenamiento en que me siento muy bien y estoy para pelear un lugar".

Comentarios