Ovación
Sábado 16 de Septiembre de 2017

El Patón Bauza destacó que "dirigir en un Mundial es el broche de oro"

El Patón cumplió un sueño por ir a Rusia tras ser contratado por Arabia Saudita y dijo desde Riad que luego se retira. Soñaba con hacerlo con Argentina y estaba "seguro de haberlo logrado". Y afirmó que la selección clasificará.

Edgardo Bauza llegó al Mundial de Rusia 2018 y se convirtió en el primer técnico argentino en asegurarse un lugar. Claro que su pasaje lo logró mediante una contratación que ni él hasta el jueves esperaba. Ya que mientras lucía el buzo de entrenador de la selección de Emiratos Arabes Unidos una llamada lo trasladó en sólo 24 horas a Jeddah y luego a Riad para transformarse en el DT del seleccionado de Arabia Saudita, que ya logró la clasificación a la Copa del Mundo. "La verdad es que mi ilusión era dirigir en un Mundial, que es lo que me faltaba, así que esto le pondrá un final a mi carrera como entrenador", sentenció el Patón desde suelo árabe en diálogo con Ovación. Y agregó que "Argentina va a clasificar", tras sostener que el problema con los dirigentes de la AFA "ya está saldado".

¿Cómo sucedió este cambio repentino?

Hace un día estaba con mi traductor, que está permanentemente conmigo caso contrario no podría ni saludar a la gente de acá, y recibe él un llamado del presidente de la Federación de Emiratos para decirle que lo habían llamado de Arabia Saudita para comunicarle que debía hacerme cargo de su equipo. Así que ahí nomás fuimos a la sede de la federación para que nos informaran, y ahí supimos que el rey de Arabia Saudita lo llamó al rey de los Emiratos para decirle que me quería en su selección. Y las autoridades del fútbol de los Emiratos me felicitaron y se mostraron contentos de esta convocatoria. Así que en pocas horas me enviaron un avión privado y me recibieron de maravillas. Me presentaron a muchos ex jugadores y autoridades, y las autoridades políticas y futbolísticas me dieron la bienvenida en una cena. Mi representante, Gustavo Lescovich, llega mañana para rubricar el contrato que ya fue acordado de palabra.

¿El contrato es hasta la finalización del Mundial?

Es hasta el 2019, idéntico al que había firmado con los Emiratos, con todo el cuerpo técnico.

¿Tu residencia dónde será?

En Riad, pero mi señora y el nene se quedan en Dubai. Estoy a dos horas de allí así que buscaré la manera de compartir tiempo con ellos cada diez o doce días.

¿Vos ya estuviste en Riad y te costó adaptarte?

Sí, por eso remarcaba que mi familia continuará en Dubai y me permitirá verla seguido. Pero fijate que pese a que estuve unos meses dirigiendo acá al club Al Nassr en 2009 y me fue bien, ese antecedente dejó un buen recuerdo acá. Por estas horas los hinchas acá me saludan como si fuesen hinchas de Central. Como también el partido que jugamos por eliminatorias tiempo atrás donde con la selección de Emiratos le ganamos 2 a 1 al de Arabia Saudita.

¿Qué evaluación hacés de la selección de Arabia Saudita?

Es una selección que tiene jugadores buenos técnicamente, que físicamente deberán mejorar, el problema que tiene el fútbol acá es que no tienen la formación de base que se tiene en Sudamérica, donde los chicos comienzan a jugar desde chiquitos. Pero hay muy buenos jugadores a los que habrá que ensamblar. No obstante desconozco lo que ocurrió con el entrenador holandés Bert van Marwijk, quien conducía hasta hace unos días al equipo.

¿Qué sensaciones tenés con este cambio repentino en tu carrera?

Mucha alegría, no sólo yo sino también el Camello Di Leo y todo el cuerpo técnico. Lo único que me falta es dirigir un Mundial, ya que dirigí Copa Libertadores, Sudamericana, Recopa y Mundial de Clubes en dos ocasiones. Algunas copas ganamos y otra las perdimos. Lo que faltaba era esto. Así que es el broche de oro para mi profesión. Después de esto se cierra mi carrera como DT. Volveré a Quito y ahí veré qué hago. Ya se lo prometí a mi esposa, que durante los últimos cinco años la tuve de acá para allá. Con esto cumplo todos los sueños que tenía como entrenador.

Por todo lo te que pasó como entrenador del seleccionado argentino, ¿es una revancha personal?

No, no es una revancha en función de lo que me pasó con la AFA, eso ya fue superado y lo que tenía que decir lo dije primero en La Capital porque es el diario de mi ciudad. Lo que sí puedo decirte es que desde lo personal es algo que me moviliza y mucho poder dirigir en un Mundial. Tenía mucha ilusión de hacerlo, y cuando asumí en Argentina pensé que si nos hubieran dejado lo lograría, y sigo pensando que Argentina estará en el Mundial, pese a los dos últimos empates.

¿Te quedó algún rencor con la dirigencia del fútbol argentino?

No, ya está saldado. Insisto que estaba seguro que si seguíamos íbamos a clasificar, pero estuvimos en el mejor lugar en el peor momento, porque la AFA políticamente estaba en una enorme crisis. Tomaron la decisión de echarme, y las decisiones se analizan con el tiempo, se acomodan con los hechos. Veremos cómo se acomoda la que adoptaron conmigo.

¿Vos lo que querés decir es que llegaste al Mundial antes que Chiqui Tapia?

(Se ríe). Lo dijiste vos, yo no fui quien lo dije.

Comentarios

Últimas Noticias