Ovación
Domingo 08 de Octubre de 2017

El momento más triste de Plaza

Estaba obligado a ganar para seguir con chances, pero perdió con Pucará y selló su destino: en 2018 jugará en la Primera A

La situación era límite. Atlético del Rosario estaba obligado a ganar sí o sí hasta el final del campeonato y esperar, además, que se le dieran algunos resultados para no quedar condenado al descenso. Ayer no lo hizo, cayó en el pasaje Gould ante Pucará por 36-22 y la pequeña esperanza a la que se aferraba se esfumó por lo que el resto del camino lo deberá transitar pensando en que ya no tiene retorno y que en la próxima temporada jugará en la Primera A de la Urba.

Más allá de la loable entrega del equipo, plagado de muchos hombres jóvenes, Atlético poco pudo hacer ante el equipo de Burzaco, que hizo pesar la mayor experiencia de sus hombres para quedarse con el partido.

El tempranero try de Domínguez cuando apenas iban dos minutos de juego fue un mal presagio. Fue un golpe del que Atlético logró reponerse, aunque no le fue fácil. A los 11', con un kick cruzado, Manuel Nogues habilitó a Beltramino, quien tomó la pelota y a pura velocidad llegó al try que estampaba el empate transitorio.

Minutos después, por la misma punta, Beltramino volvió a desbordar y facturó para que Plaza pase al frente.

El partido empezó a equilibrarse y con el correr de los minutos Atlético empezó a evidenciar algunas fallas que después terminó pagando. En ataque varias veces el portador se quedó sin apoyo, por ejemplo, pero la más notoria de esas fallas fue la falta de contundencia en el tackle. Sin uno sólido, a Pucará se le hizo más fácil mantener viva la pelota y llegar al try. En dos ráfagas apoyó dos veces y se fue al descanso ganando 12-19.

Pucará siguió aprovechándose de esa falencia y apenas empezó el segundo parcial volvió a marcar para estirar la cuenta. Para colmo el dueño de casa, que jugando a la pelota abría la defensa rival, se empecinó en usar mucho el pie, en jugadas en las que a veces le salió bien y en otras no, regalando la posesión.

Con el marcador casi asegurado, el equipo de Burzaco no bajó el ritmo. Urgido por ganar para seguir a tiro en la clasificación, Pucará siguió atacando fiel a su repertorio de jugar con muchos pases y cuidando la pelota. Así bajo la batuta de una tercera línea con mucha movilidad y juego fue terminando de definir el encuentro, más allá de que Atlético nunca se entregó y dio pelea hasta el final. El try de Zeida es el mejor ejemplo.

Más allá de esa entrega, Plaza no pudo. No le alcanzó y con el resultado adverso ya decretado se le esfumaron las chances. Con tristeza y mucho dolor entendió que con la derrota quedaba marginado de la máxima categoría de la Urba en 2018.

Comentarios