Rosario Central
Viernes 16 de Diciembre de 2016

El Kempes: estadio 10, cancha 0

El estado del campo de juego fue paupérrimo, desastroso. Sobre todo por tratarse de una final del fútbol argentino. Lamentablemente el piso del Mario Alberto Kempes fue un mamarracho, con casi la mitad del césped quemado y con imperfecciones notorias de área a área. Desde las cabinas de prensa el rectángulo de juego parecía un mapa físico, por sus distintas tonalidades de verde y marrón. Una lástima. Más allá de que en la semana hubo una fiesta de una radio local, el daño en el césped se remonta al paso del rally mundial hace varios años.

Comentarios