Ovación
Domingo 21 de Mayo de 2017

El karma de remarla de atrás

Otra vez la Lepra, como le sucedió en todo el campeonato, no pudo revertir una derrota parcial y se quedó sin nada

Newell's edificó esta campaña que lo llevó hasta anoche a pelear por el título golpeando primero. Cuando lo hizo, el equipo supo cuidarlo como un divino tesoro, pero cuando le empezaron ganando, como Boca, no pudo ni supo llevarse todo. Una muestra de las limitaciones con que construyó esta historia de expectativas grandes que ahora mutó de objetivo.

   Las estadísticas traducidas a lo fáctico significan que cuando las condiciones no son iguales, cuando debe salir a buscar con el rival agazapado, no encontró las respuestas. Con menos espacios no supo resolver, no cambió el ritmo, no tuvo la movilidad suficiente para zarandear las defensas más nutridas, ni la explosión. En cambio, siempre estuvo más cómodo con la obligación del otro. De hecho, anoche hasta el gol de Benedetto, el trámite parecía a su medida y se sentía a gusto. Después de la genialidad del 9 y pese a no bajar los brazos, merodeó más de lo que profundizó y lo terminó perdiendo de nuevo.

   Y a los números hay que remitirse. En este campeonato Newell's arrancó abajo ocho veces, de las cuales sólo pudo obtener dos puntos, producto de dos empates ante Talleres y Patronato, ambos de visitante. Después perdió con Racing (1-2), Banfield (0-2), Defensa y Justicia (0-1), Independiente (1-4), Central (1-3) y Boca (0-1). En cambio, en 15 ocasiones empezó ganando y no perdió ninguno, obteniendo 41 puntos sobre 45.

   Por eso llegó lejos en el campeonato y por eso Diego Osella logró el equilibrio que Newell's no tuvo desde hace mucho tiempo. Es que eso de no revertir un resultado no viene de ahora. De hecho, los rojinegros no lo hacen desde hace más de tres años. El último partido en que lo dio vuelta fue el 25/4/2014, cuando con Ricardo Lunari como técnico, venció 2 a 1 a Tigre con goles de Ezequiel Ponce y Ever Banega (Ariel Nahuelpán había puesto en ventaja a los de Victoria). Desde entonces, en 36 oportunidades los leprosos empezaron perdiendo, nunca lograron vencer y 30 encuentros los perdió.

   Contando toda la era de Osella, Newell's comenzó perdieron 1 a 0 en 14 ocasiones y solo en 4 al menos empató, uno de ellos épico porque lo perdía en Victoria 3 a 0 ante Tigre. Como contrapartida, con Osella, Newell's comenzó ganando 1 a 0 en 20 partidos de los cuales en 16 se terminó quedando con la victoria y le empataron los otros 4.

Datos: Carlos Durhand

Comentarios