Ovación
Sábado 18 de Febrero de 2017

El japonés Nishikori le puso fin a la aventura de Berlocq en el Argentina Open

El tenista oriundo de Chascomús cayó por 4-6, 6-4 y 6-3 y ahora el nopón definirá el torneo ante el ucraniano Alexandr Dolgopolov (66), quien previamente superó en la otra semifinal al español Pablo Carreño Busta (25) por 7-5 y 6-2.

Carlos Berlocq apeló a sus mejores recursos físicos y tenísticos, pero no pudo evitar la eliminación del Argentina Open, que se consumó al perder hoy en semifinales con Kei Nishikori por 4-6, 6-4 y 6-3 en un partido vibrante que se inclinó en favor de la mayor jerarquía del 'top ten' japonés.
Berlocq, nacido en Chascomús y ubicado en el puesto 77 del ranking mundial de la ATP, batalló durante 2 horas 44 minutos ante Nishikori (5), frente a 5.000 espectadores que colmaron la capacidad de la cancha central Guillermo Vilas en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, en el barrio porteño de Palermo.
Nishikori, de 27 años, irá en busca del título mañana, no antes de las 14.00 frente al ucraniano Alexandr Dolgopolov (66), quien previamente superó en la otra semifinal al español Pablo Carreño Busta (25) por 7-5 y 6-2.
El argentino, quien ingresó al torneo tras recibir un 'wild card' (invitación especial), eliminó sucesivamente al eslovaco Josef Kovalik (121), al español David Ferrer (27) y al brasileño Thiago Monteiro (84), pero no pudo ante Nishikori, aunque se llevó una gran ovación del público, que celebró su coraje y entrega.
Berlocq brilló con luz propia en el primer set, ya que salió adelante en un partido tenso, apretado, y fue inteligente con su táctica porque eligió jugar pelotas profundas y no ofreció ninguna grieta con su servicio. Así lo tuvo controlado al japonés y se puso al frente.
El argentino logró el primer quiebre del partido en el noveno game y se adelantó 5-4, después cerró con su servicio de manera impecable por 6-4 y el estadio se transformó en una caldera con su aliento incesante.
El "Gladiador" apeló a un recurso válido como los drops, tiró al menos cuatro brillantes y se ilusionó con que la hazaña era posible. Aunque también era conciente de que no podía tener 'baches' ni decaídas en su juego, habida cuenta de la categoría del rival.
En el segundo parcial ocurrió algo de eso. Berlocq se relajó en el inicio, se distrajo en un par de pelotas y Nishikori aceleró con buenas derechas sobre las líneas, más un quiebre y otro buen juego de saque propio. Entonces, el japonés se puso 3-0 arriba rápido, parecía que reaccionaba.
En ese momento, Berlocq comenzó a defender mejor los ataques y fue muy eficaz en sus contragolpes, para equilibrar con un quiebre (3-4) tras una buena volea y un smash. Y el bonaerense luego igualó con una derecha sobre la línea más un error no forzado del asiático.
Nishikori, muy rápido de piernas, ajustó su servicio y volvió a tomar la iniciativa. Así pasó al frente de nuevo y recuperó una de las mayores virtudes de su juego, la baja cantidad de errores no forzados.
El argentino comenzó a jugar de nuevo con la gente y se mantuvo prendido, pero no pudo mantener su servicio en el décimo game y perdió el set por 6-4.
"Charly" no se entregó fácil. De hecho, el nipón necesitó tres sets points para quebrarlo: salvó uno con un primer saque perfecto, otro luego del enésimo drop al que Nishikori llegó forzado y tras un breve peloteo dejó un smash de revés en la red y el tercero no pudo evitarlo ya que fue con un 'winner' de revés paralelo del rival.
En el set definitivo, el partido mantuvo la tensión e incertidumbre, pero los dos lucían cansados y eso se reflejó en una suma de errores y dos quiebres de servicio, uno por lado.
En ese contexto, el japonés sacó una luz de ventaja, merced a su mayor velocidad de pelota y mejores decisiones en los momentos importantes.
Nishikori ajustó su devolución y quebró de nuevo a Berlocq para adelantarse 4-2, en una ventaja que resultaría decisiva.
El japonés, finalista del US Open 2014 y medalla de bronce en los Juegos de Río 2016, no volvió a darle opciones de prenderse a Berlocq y cerró el partido por 6-3, con un dominio total de la situación.
Nishikori, quien había superado en las rondas previas al argentino Diego Schwartzman (50) y al portugués Joao Sousa (41), irá mañana en busca de su título número 12 ante el ucraniano Dolgopolov, un rival al que superó las cinco veces que estuvieron frente a frente.
El japonés, entrenado por el argentino Dante Bottini, le ganó en Shanghai 2011, Brisbane 2013, Acapulco 2015, Miami y Barcelona, ambos en 2016.
El certamen, que alumbrará a un nuevo campeón ya que el austríaco Dominic Thiem (8) no vino este año a defender su corona, se quedó sin el último argentino con chances de ser finalista. Berlocq llegó como invitado y levantó las mayores ovaciones del torneo, algo que también se reflejó el las boletarías con el lleno del estadio enclavado en Palermo.

Comentarios