Ovación
Domingo 07 de Mayo de 2017

El increíble Nelson

Vivas se enojó luego de reclamar un penal que no fue, lo echaron y se sacó a lo Hulk

¿Qué habrá pasado por la cabeza de Nelson Vivas para semejante reacción? Cualquier semejanza con el David Banner transformándose en el Increíble Hulk es pertinente. Lo cierto es que el técnico de Estudiantes se sacó, se arrancó la camisa y se fue a los vestuarios después de ser expulsado por un reclamo en el que no tenía razón. No es la primera vez que el ex jugador de la selección tiene este tipo de reacciones violentas.

A los 25' un centro al área de Boca fue rechazado correctamente con los puños por Rossi, que en el envión se llevó puesto al pibe Cavallaro. El jugador pincha se quedó largamente en el piso y Vivas reclamó. Mientras hablaba con uno de los asistentes con el juego parado, vio como Trucco lo mandaba a las duchas y ahí se transformó. No hubo nadie que pudiera calmarlo, ni siquiera Desábato o Toledo que lo miraban azorados.

Vivas se arrancó los botones de su camisa como Berlocq su remera cuando gana en la Davis, pateó un micrófono de pie con furia mientras su rostro trocó en uno que metía miedo y luego se arrancó directamente la camisa para quedar en cuero camino al vestuario, mientras la TV mostraba un enorme tatuaje que cubría su espalda.

Todo fue una locura ayer en el estadio Unico. No sólo por Vivas, que tenía antecedentes por amagar boxear a Rivaldo en un Argentina-Brasil o por la trompada que le dio a un hincha de Quilmes que lo insultaba cuando dirigía ahí. Sino por los tres juveniles pinchas que se fueron en helicóptero hacia Ezeiza para abordar el avión que transportaba a la Sub 20 hacia Vietnam y la novedad de que no se practicó control antidoping, sin que se supiera si ese fue el motivo.

Comentarios