Ovación
Lunes 24 de Julio de 2017

El golf que se adapta e integra a todos en la región

Un programa de la Federación del Sur del Litoral ofrece prácticas gratuitas para jugadores con problemas intelectuales y motores.

La cobertura mediática de los últimos triunfos de la atleta rosarina Yanina Martínez, tanto en los Juegos de Río 2016 como en el Mundial de Londres 2017, le dio una justa visibilidad al deporte adaptado. La subcampeona mundial en 100 y 200 metros T36 entrena desde hace 12 años y está cosechando gloria. Pero hay más, muchos más deportistas, que practican distintas disciplinas con esfuerzo inaudito y en las sombras. Tal el caso del golf: sí, el golf. Paradójicamente, el deporte que parece estar sólo adaptado a las clases más pudientes lanzó en 2012 un programa para deportistas con discapacidades intelectuales y motoras. La Federación de Golf del Sur del Litoral (FGSL) entrena gratuitamente a jugadores que compiten en torneos de la región y también a nivel nacional. De hecho, en agosto el torneo Ciudad de Rosario prevé la categoría especial para los jugadores de golf adaptado (jugarán dos días en seis hoyos cada vez). Y en septiembre, unos 15 jugadores de la ciudad y la región (unos 10 de Venado Tuerto) participarán del 4º Torneo Nacional de golf adaptado, que se jugará en Córdoba. Un deporte que se adapta a todos.
"El golf es un deporte interesante para el perfil de estos jugadores, porque no es de contacto, tienen tiempo de acomodarse y pensar cada movimiento, les permite la autopercepción, un encuentro con el propio cuerpo, no a través de la fuerza sino de la habilidad", comentó la psicóloga Paula Ríos, coordinadora de deporte adaptado de la FGSL. Lo dice con la mirada atenta al swing (movimiento del cuerpo del golfista) de los cuatro jugadores que entrenaban en la cancha par 3 de 9 hoyos del barrio cerrado Country Golf Rosario, bajo la dirección de Hernán Palacios, entrenador y jugador profesional del Jockey Club.
Los golfistas que están en la práctica de un viernes, con un colorido desparramo de conos y pelotas, son Luis (39 años), Cristián (32), Lucas (31) y Vanesa (33), pero los miércoles se repite el entrenamiento en el Jockey Club de Rosario (donde hay 12 jugadores más) y el jueves en La Rinconada, de Ibarlucea (con 8 más): varios, en silla de ruedas, todos entre 20 y 40 años.
Los cuatro dieron muestras de su destreza dedicándoles tiros largos a Ovación. "Luis es rápido, Cristián hace tiros altos, Lucas le pega fuerte y Vanesa es hiperlaxa. Cada uno tiene un swing y desde allí pone en evidencia su personalidad. Hay jugadores que al principio se movían poco, hablaban poco, pero con el tiempo se fueron soltando en todo sentido", dijo Palacios.
"¿En qué consiste la práctica?", preguntó Ovación y Luis, uno de los golfistas, explicó: "Hacemos un calentamiento previo de manos, brazos y pies y luego jugamos hoyos en la cancha. Tratamos de no perder la visión de la pelota". Una hora de físico, con una entrenadora (Magdalena
del Pazo) y una de golf.
Los jugadores no son socios de los clubes, acude el que quiere y puede, previa entrevista personal y presentación de estudios médicos. Y el programa de la FGSL (integrada por 23 clubes de Santa Fe) les provee palos y pelotas.
"Las entidades deportivas nos prestan los lugares para realizar la actividad. Acá hay jugadores que llegaron al deporte desde un centro de día, de escuelas especiales o desde el Estado municipal o en conexión con familias de golfistas y vienen a practicar en colectivo", aclara Ríos, quien es parte también de la Asociación Rosarina de Deportes Adaptados (Ardad), una organización que integran clubes y federaciones y desde donde se impulsan distintas disciplinas. Al golf se suman atletismo, fútbol para ciegos, vela, remo y tiro al arco.
Para Palacios, el golf, deporte que empezó a practicar desde los 6 años siendo caddie, "se ve como actividad de élite y es cierto que faltan más lugares públicos para practicarlo, pero lo hemos adaptado". Y cuando dice eso se explaya y demuestra literalmente la aseveración. "No sólo se adaptan las reglas y se usan pelotas fluorescentes para los que tienen dificultades de visión, sino que para los jugadores en silla de ruedas hemos hecho palos especiales, rompiéndolos en tres partes y volviéndolos a armar", dijo. Esto significa que al palo que se divide en vara, grip y cara les hicieron modificaciones para que, por ejemplo, quienes tienen problemas motores y sólo pueden prensar con tres dedos se encuentren con un palo más liviano y fino y con menor dificultad.
En el cierre de la tarde de entrenamiento aparece una vez más Yanina Martínez y sus logros. "Con ella hay una mirada distinta de la discapacidad en el deporte, una mirada más social que hay que seguir trabajando en todos los deportes", dijo la psicóloga.

Cómo sumarse

Para contactarse con los organizadores, las personas interesadas deberán llamar al 0341-4112609 o bien escribir a info@fedegolf.org.ar. Y más detalles en www.fedegolf.org.ar


Comentarios