Ovación
Sábado 28 de Enero de 2017

El fútbol exportado desde acá

Se fueron con la crisis del 2001, formaron peñas afuera y juegan torneo en Barcelona

Este domingo, desde las 14, se enfrentarán en un torneo Newell's, Unión, Boca, River, San Lorenzo, Racing, Huracán, Independiente, Deportivo Morón y, como invitado, Nacional de Uruguay. Pero, ojo: la cita será a 10.378 kilómetros de acá, en el estadio municipal Agapito Fernández de Barcelona (avenida del Litoral 85, España).

Se trata del Torneo Interpeñas 2017, un encuentro organizado por la Asociación Peñas y Filiales Argentinas en Barcelona (Apyfab), una entidad sin fines de lucro, que cuenta con el aval del consulado argentino en la ciudad catalana y donde, sin muros mediante, se unen a jugar los hinchas de distintos clubes argentinos más allá de los colores.

Se prevé que la final será alrededor de las 20. El año pasado, el campeón fue Newell's y esta será la segunda edición, donde no juegan todos los equipos de la asociación pero la ciudad y la provincia quedarán representadas.

   Ovación dialogó con algunos referentes de las sedes locales: un leproso, un canalla y un tatengue. Todos se fueron a Europa expulsados con la crisis del 2001 y con sus camisetas dentro de la valija. Y resisten ahora a la crisis europea. A todos los une el fútbol, en un encuentro que por el facebook de la asociación se publicita como "Domingol".

Son partidos divididos en dos grupos, en cancha sintética de fútbol 7, con entrada libre y gratuita. La invitación en la red alienta a preparar "bandera, bombo y garganta" para disfrutar del día y solicita "respeto" y apelar sólo al "folclore".

   Matías Bustos, de 30 años e hincha de Newell's, vivía hasta hace una década en Lomas de Alberdi, pero ahora reside a cinco cuadras del Camp Nou. Allí lo contactó justamente este jueves Ovación, viendo el partido donde ganó por goleada el Barsa contra la Real Sociedad (5-2).

Bustos, quien al momento de trabajar dice que hizo "de todo" y ahora es mozo, pidió que lo dejen terminar de ver el partido y luego llamó y dio detalles.

"Junto a un grupo de amigos conducimos la sede rojinegra catalana. Hay 35 socios, pero si se suman los de los pueblos cercanos llegamos a unos 70, como cuando hicimos un asado en noviembre pasado", aseguró.

   Las peñas argentinas en Barcelona venían organizando torneos informales, casi picados entre amigos. Y el que más títulos había cosechado tras poco más de una década había sido San Lorenzo. Pero el año pasado se formó Apyfab y los encuentros comenzaron a tener tinte oficial. Los clubes fundadores, además de los que participan este domingo del torneo, fueron también Rosario Central y Estudiantes de la Plata.

   Por parte de los canallas, el responsable del área de deporte de la sede auriazul, Nelson Villalba, de 38 años, aclaró que Los guerreros de Barcelona esta vez no podrán estar presentes en el torneo porque "varios jugadores están de viaje y también hay lesionados". Oriundo de Fisherton y productor de seguros, Villalba es también padre de cinco hijos (dos de Central, dos de Newells, como su mujer, y una de River como sus padrinos), Afirmó que la sede cuenta con unos 190 simpatizantes, con un equipo femenino y uno de veteranos que juega en la liga catalana.

   Por el lado de Unión, quien dio cuenta de la sede del club santafesino fue Pablo Lanfranchi, de 44 años, vecino del santafesino barrio Candiotti y quien canta los goles en la cancha como ninguno: es que este tatengue es cantante lírico y tenor.

Dijo que heredó la sangre albirroja de su abuelo Armando, aunque ahora vive muy lejos del calor y la cerveza santafesina: reside en el municipio catalán de Calella, con su mujer paraguaya, Lucía, y con Pablo y Nicolás, sus dos hijos de 14 y 4 meses respectivamente. "Sangre tatengue" se llama la filial (en facebook debe buscársela como Sangre Tatengue Nery Pumpido), ya tiene 16 años de existencia y más de 320 integrantes de 26 ciudades españolas.

"Hay 136 miembros activos nucleados por el club como socios foráneos europeos", dijo Lanfranchi antes de aclarar además que los tatengues suman en Europa a algunas familias de Londres, Berlín y algunas ciudades de Israel.

Así, los colores locales se enfrentan y unen acá y allá. Nada los detiene.

Comentarios