Ovación
Domingo 12 de Marzo de 2017

El foco en la defensa y el éxodo de talentos hablan de un giro

Es cierto que el ciclo terminó en desilusión, pero la adrenalina que el hincha auriazul vivió durante los dos últimos años no será fácil de olvidar. Ni de suplantar.

Es cierto que el ciclo terminó en desilusión, pero la adrenalina que el hincha auriazul vivió durante los dos últimos años no será fácil de olvidar. Ni de suplantar. Menos arrancando a mitad del río, sin grandes objetivos a la vista y con tres de los jugadores de mayor jerarquía que ya no están. Pero es lo que hay. Y esta última referencia, sumado a que en este receso Central se dedicó a subsanar los dolores de cabeza que sufrió en el último tramo del proceso de Coudet, hablan de un cambio posible en un equipo acostumbrado a ir para adelante con intensidad. Además porque el técnico no es el mismo, claro.

Y Paolo Montero, como buen aguerrido defensor que fue, difícil que descuide el orden en pos de ir a buscar siempre el partido como otrora. No por nada fue por Leguizamón y recibió con los abrazos abiertos, por supuesto, el regreso de Pinola, formando una zaga que no se vio en los últimos seis meses. El doble 5 de Martínez-Musto y la ubicación de Ferrari en el medio, hablan de más recuperación pero menos juego como para alimentar como antes a Marco Ruben, sobre todo, y Teo Gutiérrez. La vuelta de Federico Carrizo sí puede compensar ese déficit con la explosión necesaria, pero no todo el éxodo de talentos. Por eso, y porque iniciará una nueva etapa que para Central no es desde cero, se presume un giro bien marcado que habrá que ver cómo decodificará.

Comentarios