River
Domingo 29 de Enero de 2017

El festejo en la costa fue para el Millo

River Plate se impuso 2-0 en un Superclásico que tuvo mucha pierna fuerte y poco fútbol

River se quedó con el único Superclásico de verano, al superar a Boca 2-0. Driussi, de penal, abrió la cuenta y Arturo Mina marcó el tanto que selló el marcador en el estadio José María Minella de Mar del Plata. De esta manera el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo se quedó con la copa Luis Nofal en juego.

El primer tiempo fue intenso, de mucha pierna fuerte y poco fútbol. En ese contexto Boca fue levemente superior a un River que, por momentos, se vio desbordado por un xeneize muy inteligente que jugó al ritmo de Gago, quien fue uno de los pocos que puso la cuota de fútbol.

Ambos equipos disputaron el primer parcial casi devolviendo golpe por golpe. En uno de esos encontronazos, Olivera recibió una dura entrada de Sebastián Pérez y tuvo que dejar la cancha. Hubo una lluvia de tarjetas amarillas y hasta una roja, la que vio Guillermo Barros Schelotto tras recriminarle a Pitana la vehemencia en una supuesta falta sin pelota de Batalla a Pavón adentro del área.

En lo estrictamente futbolístico, la llegada más clara la tuvo el club de la Ribera, cuando Pablo Pérez metió un pase milimétrico y dejó solo a Pavón, que no pudo definir bien y posibilitó que Augusto Batalla se luciera.

En el complemento, River fue superior, sobre todo después del penal convertido por Driussi que abrió el encuentro. A partir de ahí Boca se descontroló y River aprovechó su desconcierto para sumar. Minutos después, un cabezazo del ecuatoriano Arturo Mina estiró las diferencias.

Y sobre el final, la fricción llegó a su punto extremo, en los que hasta hubo golpes de puño. Como consecuencia de esto Pitana (de flojo desempeño) expulsó a Insaurralde y Benedetto por el lado de Boca y a Driussi por el lado de River. Todo desvirtuado, no hubo tiempo para más. Ganó River, pero el fútbol estuvo ausente.


Comentarios