Ovación
Domingo 21 de Mayo de 2017

El cuento de la mala Pipa

Newell's cayó por el gol de Benedetto, en un partido trabado e intenso que casi lo empata con uno menos

En un encuentro de trámite muy parejo y disputado con uñas y dientes, con dos equipos que sabían que se jugaban una verdadera final, Newell's lo terminó perdiendo por una genialidad de Darío Benedetto, que inventó un golazo extraído de la galera. Esta perla del Pipa dejó a los rojinegros con las manos vacías y ya lejos de la punta del certamen. Claro que la derrota, la tercera en cadena para los de Diego Osella, fue durísima y las excusas no sirven para maquillarla, pero hay que decir que la Lepra estuvo a la altura de las circunstancias en la visita al líder en la Bombonera y cayó de pie. Incluso con un jugador menos en el final por la expulsión de Jacobo Mansilla, en el adicional arañó el empate con una arremetida de Mauro Formica que no llegó a conectar en la puerta del arco. Fue un nuevo traspié, prácticamente una despedida en la lucha por el campeonato, pero si hay algo positivo para rescatar es que dio todo lo que tenía de fútbol y coraje. Con el corazón en la mano Newell's luchó hasta el final.

   La historia fue equilibrada de principio a fin. Con equipos que tuvieron pasajes favorables de manera alternada. Con un Boca que arrancó empujado por su gente, pero al que le costó meterse en el área de Pocrnjic. Y un Newell's que buscó aguantar en la mitad del campo y salir por sorpresa a posiciones de ataque. El Gato Formica y Franco Escobar armaron un tándem interesante por la derecha y preocuparon a los xeneizes con trepadas que tuvieron precisión y desborde. Así tras un centro del Gato y una mala salida de Rossi, Voboril remató por arriba del travesaño. Luego fue Maxi el que ensayó una emboquillada que salió apenas alta.

   Boca estaba contenido. Incómodo porque Gago no tenía libertades para armar juego. Sólo disponía del empuje del león colombiano Wilmar Barrios. Pero Benedetto le solucionó todos los problemas al Mellizo Guillermo. Barrios habilitó frontal al nueve xeneize, que giró ante la reacción tardía de Domínguez y allí sacó un latigazo cruzado desde 25 metros que se alojó en el palo opuesto de un Pocrnjic, que jamás imaginó la repentización de Benedetto. Un gol que terminó siendo de oro para Boca.

   Allí el juego empezó a picarse, empezaron las faltas fuertes, aumentó la fricción y llegó el final de la etapa inicial. Muy pareja, pero con Boca ganancioso y más puntero que nunca. En el complemento Osella mandó a la cancha a Isnaldo por la izquierda, salió Sills y Jacobo Mansilla fue volante de contención junto a Elías. Nacho se la robó a Gago, habilitó a Maxi y la Fiera disparó por encima del horizontal. Boca se replegó, no se animó a ir por más y Newell's tenía la pelota, pero no generaba peligro real.

   Hasta que a los 24' Gago metió el pase filtrado a Pavón, que de cara a Pocrnjic mordió el remate y se la dio en las manos al arquero leproso. Clara de Boca. Creció el local y tras el centro de Silva el ingresado Junior Benítez la bajó de pecho y su tiro cruzado salió lamiendo el palo rojinegro. Pudo ser el segundo.

   Newell's reaccionó con un centro cruzado de Nacho que nadie llegó a conectar. Y llegó la roja a Jacobo Mansilla que levantó a Pablo Pérez y se fue a las duchas instantáneamente. Con uno menos la Lepra fue al frente y salió a vender cara la derrota. Scocco enganchó dentro del área y sacó un disparo seco al primer palo que contuvo Rossi.

   Boca terminó haciendo tiempo. No quería jugar y esperaba el final. Y Newell's tuvo la última con la habilitación de emboquillada de Maxi para el Gato, que se estiró pero no logró conectar de frente al arco. Era el empate leproso, que no se concretó. En la Bombonera, para Newell's fue "El cuento de la mala Pipa".

Comentarios