Newell's
Domingo 04 de Junio de 2017

El convulsionado mundo Newell's se reflejó en la cancha y cayó 2-1 ante Unión

Antes de la renuncia de Osella cayó con 10 en Santa Fe. La excusa de las complicaciones ya no sirven cuando sólo quedan tres fechas para el final.

Perdió también adentro de la cancha. Donde no fue el Newell's que llegó a las alturas sino que se pareció más al que quiere defender como sea uno de estos puestos de privilegio que ocupa desde hace varias fechas. Obvio, la ilusión de pelear el título ya fue. Tener pretensiones y correrlas de atrás, sobre todo ante un Unión que no conocía de victorias desde hace tiempo, lo marcan. Y la excusa de las complicaciones, por más que sean ciertas, no sirven. Menos cuando ahora sólo quedan 3 partidos.

Complicaciones de entrada. A los 7' Pocrnjic la tuvo que ir a buscar al fondo del arco. Con bronca y resignado porque se estiró tarde y no pudo encontrar en el camino el remate casi desde la casa de Acevedo. Obvio, no tuvo a nadie que lo molestara porque la Lepra retrocedía sin esperar que el volante de marca se animara a darle al arco. Pero no estaba mal la ventaja. Unión ya había llegado un par de veces vía Vadalá, que también desde afuera probó.

Complicaciones al promediar la primera mitad. Con la obligación de ir por el empate el equipo de Osella no encontró ni fórmula ni pelota. Intentó por los costados y no progresó firme. También buscó cambiando posiciones con Fértoli e Isnaldo. Encima, tanto Prediger como Sills entregaron mal cada pelota que pasó por sus pies. Y el gran problema fue que Formica no la vio y que Maxi quedó desconectado jugando tan de punta.

Y las complicaciones no aumentaron porque el pibito Blasi cabeceó solo y arriba del travesaño a los 29', ahí hubiese terminado todo. No extrañó que a los 33' Osella mandara a prepararse a Tissera y Tevez (al final no entró). Igual, cambió en el entretiempo, pero se vio obligado además por la expulsión de Prediger (43'), por violenta falta a Gamba. Ahí se enojaron todos los rojinegros sin razón y se excedieron Formica y Domínguez, que vieron la 5ª amarilla.

Complicaciones para la segunda etapa. Porque debía igualar con 10. Le llegó el turno a Tissera, que fue bien de punta. Afuera Fértoli, justo el que había salvado las papas ante Olimpo con sus dos goles y siendo figura. Es cierto que no había desequilibrado y se demoró demasiado cuando tuvo una en los pies en el área a los 6', pero no era el candidato porque el equipo necesitaba fuerza arriba. Como sea, Newell's empezó mejor. Y el pibe Tissera estuvo cerca de empatar con un cabezazo a los 4' que se lo desviaron con otro cabezazo y con un remate de Sills desde lejos que tapó bien el arquero tatengue.

Y las complicaciones cambiaron por un grito de ilusión, una vez más y van... La aparición de la Fiera Rodríguez. ¿Gol de él? No importa, más que para las estadísticas. Eso sí, fue clave en la búsqueda. Lo habilitó a Tissera, que hizo una gran maniobra para meterse al área y darle con todo al primer palo, donde se la tapó el arquero. Maxi quedó atento y le entró tan fuerte que sacudió el travesaño, dio en la espalda del arquero y entró. Un empate rápido, a los 15'. Unión se descontroló un poco. Newell's aguantó mejor. Y esperó. No le caía tan mal empatar con uno menos. La tabla de la Libertadores decía que era conveniente. Lógico, no la del título. Pero peor era arriesgar demás.

Pero como las complicaciones están latentes, el aguante no alcanzó. Se venía Unión. Lo empezaba a acorralar contra Pocrnjic. Si hasta hubo un penal no cobrado por mano de Moiraghi (que derivó en la expulsión del ayudante Diego Torrente, como antes el DT Pablo Marini).

Se veía venir lo malo. Pero Osella no metió a Elías, que era lo lógico. Sí al pibe Rivero. Pero tuvo una otra vez Tissera pero le ganó el arquero local (36'). Fue la última.

Unión insistió. Y en el enésimo córner desequilibró. Lo hizo con la fórmula lógica, dos cabezazos en el área (el primero de Magallán y el último de Erramuspe) y la pelota transformada en el gol de la victoria. Ese resultado que no servía para ninguna de las dos tablas.

Y las complicaciones ahora se potencian. Tendrá que esperar buenas noticias de otras canchas. No le alcanzará para quedarse entre los cinco primeros solamente con su producción y, cuando es con poco vuelo como pasó anoche en Santa Fe, le será más trabajoso aún. Claro que, sin Osella, ahora tiene otros problemas en la cabeza.

Comentarios