Clásico rosarino
Jueves 11 de Mayo de 2017

"El clásico rosarino es muy intenso, se paraliza la ciudad"

Ariel Ortega habló a solas con Ovación en la previa del derby. El Burrito recordó cuando le tocó jugarlo y el gol que anotó en el Coloso.

Conserva su andar de crack. Camina como si todo el tiempo estuviera dentro de la cancha. Con ese paso sutil y endemoniado, que parece siempre estar listo para meter un amague y sorprender con una gambeta. También sigue con su imborrable sonrisa cómplice y con la grandeza de no sentirse más que nadie. Para Ariel Ortega el fútbol es un motivo de alegría, de magia, de felicidad. Así lo jugó y todavía así lo siente en su nuevo rol de entrenador de inferiores de River. Estuvo en Rosario invitado por Mindsports y aceptó amablemente dialogar mano a mano con Ovación en el hotel City Center. Lo hizo en la semana más especial que tiene la ciudad, nada menos que en la vigilia del clásico. De este encuentro emblemático que el Burrito se dio el gusto de jugar y hasta pudo gritar un gol con la camiseta de Newell's. "¿Hola Ariel, podemos hablar unos minutos que el domingo se juega el clásico?", fue la consulta de este diario. "Claro, dale, nos sentamos acá nomás en el lobby y charlamos ahora", respondió, aunque enseguida aclaró, "si puede ser no quiero tantas fotos, ya no soy un pibe de inferiores", le avisó a la reportera gráfica que estaba lista para retratarlo. Entonces, casi sin protocolo, empezó el ida y vuelta de preguntas y respuestas. Y el extraordinario número diez que entregó el fútbol argentino habló con la misma naturalidad con que limpiaba rivales como conos. Un fenómeno.

El domingo se juega el clásico rosarino. ¿Qué recuerdos tenés de este partido tan importante para la ciudad?

La verdad es que no tengo mucha memoria (risas). Pero sí me acuerdo del que ganamos 2 a 1, que metí un gol y el otro lo hizo Ezequiel Garay (ver aparte). Claro que tengo un recuerdo lindísimo de Rosario y la gente me ha tratado excelente. Les agradezco mucho a mis compañeros de ese momento y al Tolo Gallego. Siempre que me cruzo con un hincha de Newell's me brinda mucho cariño y se acuerdan de mí. Por estoy muy agradecido.

El gol en el clásico se lo hiciste de penal a Marcelo Ojeda, ¿té acordás como fue ese momento?

Sí. Me acuerdo que casi me lo ataja. Marcelo después estuvo en River, fuimos compañeros y charlamos sobre esa situación.

Lo nombraste al Tolo Gallego, ¿qué significó en tu carrera, ya que lo tuviste en Newell's, River y en la selección?

Con el Tolo tengo el mejor recuerdo. Es un amigo, como un padre. Me conoce desde los 17 años, cuando llegué a River. Me dirigió en todos lados y salimos campeones. Le agradezco de por vida todo lo que hizo por mí. Tengo el mejor recuerdo de él.

¿Imaginabas cuando viniste a Newell's que ibas a poder dar la vuelta olímpica?

Creo que uno no se imagina estas cosas. Lo que pasa es que yo estaba hacía dos años sin jugar al fútbol (por un problema contractual con el Fenerbahce de Turquía) y Newell's me dio la oportunidad de volver a jugar. La verdad es que esto lo voy a agradecer toda la vida. Encima tuve la oportunidad de salir campeón y soy un tocado por Dios. Después de tanto tiempo sin jugar poder ser campeón es inolvidable. Le tengo mucho cariño a Newell's y siento que la gente me quiere.

¿De aquel plantel del campeonato de 2004 todavía hay algunos compañeros tuyos que siguen en Newell's?

Están Nacho Scocco, Seba Domínguez y Lucho Pocrnjic. Era un grupo fantástico. Ellos eran mucho más chicos que yo. Nacho cumplió lo que prometía, es un grandísimo jugador y una excelente persona. Un chico fantástico. Hoy tiene un hermoso presente y está haciendo goles. Tengo un grandísimo recuerdos de los tres porque me han ayudado mucho en Newell's.

¿Ves los partidos de Newell's?

Claro que sí. Veo cómo le va. Estoy contento porque le está yendo bien. Tuvieron una buena racha de triunfos y el club se va acomodando. Cuando uno tiene amigos y ex compañeros que le ayudaron en su momento siempre quiere que les vaya bien.

Jugaste River-Boca y Argentina-Brasil, ¿cómo definís al clásico rosarino?

Este es un clásico muy importante. La ciudad se divide en dos. Tanto Newell's como Central tienen dos grandísimas hinchadas, pasionales y muy seguidoras. La verdad es que es muy lindo haber tenido la posibilidad de haberlo jugarlo. Se paraliza la ciudad. Es muy intenso el clásico rosarino.

Sos un jugador al que respetan todos los hinchas en general. Sean de River, Boca, Newell's y hasta los de Central. ¿Por qué pensás que ocurre esto?

Porque siempre me manejé con respeto hacia todas las hinchadas y a todos los clubes. Nunca tuve una declaración despectiva hacia ningún compañero o ex compañero, ni hacia nadie. Creo que el hincha de fútbol de cualquier equipo tiene una memoria mejor que una computadora y no se olvida si alguien lo agredió. Esta es una enseñanza que me dejaron mis padres, que es la de tratar a toda la gente siempre con respeto. Traté de ser siempre así y por eso creo que la gente del fútbol me recuerda como un buen jugador y nada más. Esto me enorgullece. Adonde voy las personas me tratan con respeto.

Eras un jugador al que gustaban los clásicos y te destacabas más en esos partidos.

Es que son los partidos más lindos de jugar. Cuando ves el fixture es el primer partido que mira el jugador y también el hincha. Gracias a Dios me inspiraban los clásicos. Uno siempre se acuerda de los triunfos, aunque también perdí. Por lo general me salían las cosas bien.

¿Extrañás estos partidos ahora que estás retirado del fútbol?

No porque en su momento cuando me tocó jugarlos los disfruté al máximo. Por suerte los quería jugar y participé en muchísimos clásicos. Ahora los miro por televisión. Lamentablemente no pueden ir las dos hinchadas, que ese es el verdadero folclore de fútbol y me encantaba. Jugué el River-Boca y el Newell's-Central con las dos parcialidades. Hoy lamentablemente no se puede, pero sería muy lindo que algún día se jueguen los clásicos con las dos hinchadas.

¿Ves en la actualidad a algún jugador parecido a vos, o ya no hay más "Ortegas"?

Creo que cada uno tiene su estilo. Hay muy buenos jugadores. (Mauro) Formica en Newell's es muy bueno, (Gonzalo) Pity Martínez de River también. Hay jugadores que siguen saliendo y ojalá haya muchos por el bien del fútbol argentino.

¿Cómo lo ves a River?

Muy bien. Creo que River está de nuevo en el lugar que se merece. Marcelo Gallardo y la dirigencia hicieron un gran trabajo. Ganó la Copa Libertadores y estoy feliz como hincha de River.

¿Qué función cumplís ahora en River?

Estoy trabajando con los chicos de la pensión en ejercicios de definición, más que nada con los delanteros de todas las categorías. Estoy contento y feliz.

¿El día de mañana querés ser técnico?

No. Ahora estoy bien donde estoy. Muy contento y lo estoy disfrutando. Yo también viví en la pensión de River y me identifico con los pibes que residen ahí.

¿Cómo ves a la selección argentina? ¿Clasificamos al Mundial?

Sí. Argentina va a clasificar. Las Eliminatorias son difíciles, pero tenemos a Messi que es el mejor del mundo, el que mejor juega y nos va a llevar al Mundial seguro.

Se dice que Sampaoli será el nuevo de DT de la selección. ¿Ves cómo juegan sus equipos?

Si este es el técnico le deseo lo mejor. Uno desea que Argentina juegue bien, gane, clasifique y poder ver a la selección en el Mundial. Esto es lo que queremos todos para el país.

¿Qué recuerdo tenés de Marcelo Bielsa, otro ídolo de Newell's?

El mejor. Me enseñó muchísimo. Es una persona que quiero. Siempre tengo el mejor recuerdo de él. Me dejó claro muchas cosas de la vida y del fútbol.

¿A pesar de su apodo, de loco no tiene nada?

(Risas) Creo que es un loco muy inteligente. Por ahí a los que tienen esa inteligencia especial los que somos más o menos "normales" los tratamos de locos. Pero son personas que están adelantadas.

¿Te ves en algún momento en el futuro volviendo a Newell's?

No sé. Soy joven y tengo muchas cosas por delante. Mi proyecto hoy es seguir en River, pero uno nunca sabe las vueltas de la vida y Newell's es un club al que aprecio y quiero muchísimo y ojalá que algún día nos volvamos a cruzar.

Comentarios