Clásico rosarino
Jueves 11 de Mayo de 2017

"El clásico más difícil"

Horacio Elizondo, director de arbitrajes de AFA, contó sus vivencias del derby rosarino. "Se juega con el cuchillo entre los dientes", aseguró.

Horacio Elizondo fue el encargado de la designación directa de Federico Beligoy como árbitro para el clásico del domingo en el Coloso. El único juez en la historia que dirigió apertura y final de un Mundial (Alemania 2006) y que ahora es director de arbitrajes de la AFA, le explicó a Ovación en un mano a mano en calle Viamonte que "Beligoy es un ejemplo a la hora de entrenar" y dio a entender que esta elección era un premio a su trayectoria ya que le queda poco tiempo en esta profesión. Por supuesto habló además de su propia experiencia en un Newell's-Central, que dirigió en 7 ocasiones y anécdotas de ellos en una charla imperdible.

Elizondo es el segundo juez, junto a Angel Coerezza, y detrás de Jorge Romero (8), que más veces dirigió el clásico rosarino. Lo hizo en 7 ocasiones (6 por el torneo de AFA y una vez en la Copa Sudamericana), con 2 triunfos para Central y 5 empates. En el tercer piso de la AFA, se prestó a la charla luego de explicar los Ajustes del Plan Estratégico del período 2017-2022 y el nuevo sistema de designación arbitral. El mismo será a través de un sorteo calificado y para eso se tendrá en cuenta un ránking mensual de árbitros y otro ránking en el que se van a calificar los partidos de cada fecha. Con la salvedad de que en esta fecha se decidió hacer una designación directa y el nuevo sistema se aplicará a partir de la próxima, como en el resto de las categorías.

¿Qué recuerdo tenés como árbitro del clásico rosarino?

Tengo muchos, pero no recordaba que había dirigido tantos. Es un orgullo estar entre los que más lo hicieron ya que siempre defendí a capa y espada ese clásico más allá del mundo mediático que tiene un Boca-River. Jugar el clásico es otra cosa. Rosario es una ciudad muy atípica. O sos de Newell's o de Central. Para los otros equipos queda muy poco espacio. Tiene esa cuestión en la que se mezcla el profesionalismo con la pasión. Dirigí muchos clásicos del interior, pero Rosario tiene esa cuestión del "cuchillo entre los dientes" que le da una directriz distinta porque tiene muchos jugadores ligados a la camiseta. Para mí siempre fue el más difícil.

¿El clásico por la Copa Sudamericana, el que ganó Central con gol de Rivarola en el 2005) fue el más complicado?

No me resultó difícil porque ya era un árbitro maduro, con mucho recorrido. Otros partidos desde el nerviosismo me costaron un poco más. Se hablaron muchas cosas en la previa. Inclusive recuerdo que estaba en el mismo hotel que Fernando Niembro y Mariano Closs y en el lobby comentaban de lo dramático que iba a ser este clásico. Por suerte estuve muy por encima de lo que se jugaba y pude hacer un buen papel. Lo viví como algo muy importante para mi carrera. Creo que ese clásico es lo que representa lo que te dije anteriormente: "vida o muerte".

¿Cómo fue aquel gol que primero convalidas y después anulás bien por mano de Germán Herrera?

Yo cometo un error que es sacarle la vista a la pelota porque pienso que la pelota se iba afuera y de repente escucho ruido como que el juego continuaba y lo veo a Herrera con la pelota que eliminó al Chavo Ruiz y metió el centro para Messera, que convirtió el gol. Yo hago un paso para convalidarlo y tras las protestas de los futbolistas de Newell's enseguida voy a hablar con Rodolfo Otero (el juez de línea) que no había visto nada, pero que intuía algo raro. Después de mucho litigio me acerqué a Herrera, lo miré y le pregunté: ¿vos la tocaste con la mano? No me dijo nada y agachó la cabeza. Y ese fue el pedacito de información que me faltaba para decir, "esto fue mano". Allí empezaron los de Central a decirme que yo no había visto nada y me quedé más tranquilo porque me di cuenta que algo había pasado.

¿Qué tiene que pasar para que un árbitro rosarino pueda dirigir un clásico, algo que no lograron Claudio Martín, Sergio Pezzota y Saúl Laverni?

Tiene que haber una transformación social. Es algo muy difícil que suceda porque estamos llenos de preconceptos que nos inhibe a que un árbitro pueda dirigir partidos en su ciudad. Apuntamos a tener grupos de trabajo de árbitros regionales. Ojalá que el futuro esta situación pueda cambiar. Y que árbitros puedan dirigir en su ciudad de la misma forma que lo hacen los que viven en Capital Federal.

¿Qué fortalezas le viste a Beligoy para elegirlo por encima, por ejemplo, de Darío Herrera que era otro de los candidatos?

Es un compendio de cosas. Darío Herrera tiene 32 años y se va a cansar de dirigir clásicos. Beligoy tiene 47 años, está en el final de su carrera, es un ejemplo a la hora de entrenar, es una forma de mantenerlo motivado dentro del grupo de árbitros de primera división, tiene buen rendimiento y es el ideal para dirigir un clásico tan atractivo, fuerte y potente como el de Rosario.

Con el nuevo sistema también hay una calificación de los partidos y al clásico rosarino lo pusiste por encima de Independiente-Racing y San Lorenzo-Huracán.

Ahí hay un poco de mi corazón y de mi impronta. Por haber dirigido todos los clásicos del fútbol argentino sostengo que es muy complicado. Además por las cosas que se juegan los dos equipos, ya que uno puede salir campeón y el otro puede entrar a una copa, no tengo dudas que es el clásico número dos de la fecha. Te digo más. Si Boca y River estuviesen en la mitad de la tabla seguramente lo hubiese puesto en el puesto número uno.

Si te dan la posibilidad de dirigir un clásico más, ¿cuál elegirías?

Si puedo hacer los dos, hago los dos. Pero si tengo que optar por uno, hago el de Rosario. Y si puede ser un tiempo en cada estadio mejor.

Dentro de los jugadores de Newell's y Central que dirigiste por lo caballero que fueron con vos dentro de la cancha, ¿con quién te quedás?

Uh? A ver, yo creo que dos de las personas que me marcaron mucho fueron Omar Palma y el Tata Martino. Que pedían lo suyo dentro del campo de juego pero lo pedían muy bien.

Y si te digo que Palma y Martino son los futbolistas que más veces fueron expulsados en la historia de Central y Newell's.

Ja ja. Increíble. Me acabás de tirar un dato que me partió la cabeza. Pero yo con ellos tenía muy buena relación. No los expulsé a ninguno de los dos y además los agarré a ambos en el final de su carrera mucho más maduros, consagrados y no tan protestones.


El gol anulado a Messera

El 19 de octubre de 2003 Newell's y Central igualaban 1 a 1 en el Coloso y llegó una jugada polémica que debió resolver Horacio Elizondo. Herrera bajó la pelota con la mano y Messera convirtió el gol. El juez lo anuló y acertó porque el Chaqueño puso la mano. Messera igual protestó.

Comentarios