Ovación
Miércoles 12 de Abril de 2017

Dybala hizo dos golazos y brilló, mientras Messi sigue mal

El cordobés la rompió en el duelo por la Champions y Leo se mostró tan fastidioso como en el partido de la selección con Chile

Una mala y una muy buena. El choque de ida de los cuartos de final de la Champions League fue un muy buen termómetro para saber en qué andan los referentes de la selección nacional, en esta etapa de convulsión y transición hacia un nuevo proceso. Que por fortuna, porque hay cicatrizaciones necesarias, será de un buen tiempo hasta que el 31 de agosto Argentina visite el Centenario para afrontar la primera de las cuatro finales que restan para ir al Mundial de Rusia. Falta mucho, es cierto, pero ya hay que tomar nota. Y el 3 a 0 con que Juventus venció en Turín a Barcelona dejó conclusiones. La primera, esperanzadora, con un Paulo Dybala intratable, autor de dos verdaderos golazos. La otra, preocupante. En la cancha se vio a un Lionel Messi tan fastidioso como el que fue informado luego del triunfo sobre Chile, una imagen que no lo ayuda para que la Fifa pueda conmutarle las 4 fechas de sanción, de las cuales ya cumplió una frente a Bolivia.

Fue un choque muy esperado, no sólo para el fútbol europeo sino para el mundial y muy especialmente para el argentino. Juventus viene destrozando rivales en Italia y a Barcelona lo vienen pisando en España. Y esa diferencia se vio en la cancha, con un Dybala que la rompió para convencer al técnico que venga (de hecho, Edgardo Bauza lo tenía como primera opción en la última doble cita pero no jugó por lesión) y un Messi que protestó muchísimo, se enojó más y, aunque tuvo destellos de enorme jerarquía, quedó opacado por el cordobés surgido en Instituto.

Mientras Dybala usó su zurda maravillosa para una media vuelta fantástica (6') en espacio reducido y en un zapatazo colocado desde la puerta del área (22'), ambos a la derecha del arquero, Messi se iluminó poco. A los 20' le dio un pase fantástico a Iniesta que Buffon sacó mejor y luego le anularon bien el descuento por offside, lo que motivó la primera protesta (29'), se peleó con Mandzukic en una acción común (33') y un remate suyo que el juez no dio córner, porque no rebotó en nadie, también motivó su enojo.

Para peor, Chielini (el mismo que fue mordido en el Mundial de Brasil por Luis Suárez, con quien ayer se encontró y se saludaron amistosamente) estampó el 3 a 0 de cabeza en un córner y ninguna gambeta de Messi obró el milagro. El miércoles próximo en el Camp Nou se sabrá si hay revancha. Si la nueva estrella cobra más relevancia en el firmamento y si la de siempre puede recomponerse.

Bien. Leo saluda a Paulo. La joya cordobesa ganó 3 a 0 y encima hizo dos golazos.

El Pipita, igual: no acertó una

Su presencia quedó en un segundo plano. Una rareza, porque sigue siendo el 9 de la selección y además es el máximo artillero de Juventus y está ahí de ser el del calcio. Pero la gran actuación de su compañero Dybala y la floja de Messi opacaron a Gonzalo Higuaín, que además no lució porque tuvo un par de situaciones y las desperdició. En una, Stegen le sacó una gran volea (43') y en otra pateó débil (52'). El Pipita pasó desapercibido.

Comentarios