Ovación
Domingo 12 de Marzo de 2017

Duendes superó a Tucumán Rugby en el arranque del Nacional de Clubes

El conjunto de Las Delicias se impuso por 16-10 al conjunto tucumano.

Verdinegro hay uno solo, y es el de Rosario. Ayer, en la apertura del Nacional de Clubes, Duendes superó a Tucumán Rugby 16-10 prolongando una paternidad ya manifiesta con el conjunto norteño. No le sobró nada pero haciendo un culto de la defensa mostró su estirpe copera y se llevó una victoria sufrida pero justa.

El Fantasma no arrancó bien. De hecho apenas habían transcurrido un par de minutos cuando Lucas Santamarina llegó al try y enmudeció a todo el barrio. El equipo del Jardín de la República sorpendió jugando de todos lados, aprovechando que Duendes no había entrado en sintonía y trasladaba mucho la pelota sin darle profundidad a sus ataques.

El Nacional es un torneo que no permite licencias, por eso cada oportunidad de sumar es única: Es como en un test match. Y Duendes lo entendió y lo jugó así, aprovechando las chances que tuvo. El pie de Santiago Araujo transformó penales en puntos y antes de la media hora Duendes pasó al frente por la mínima diferencia (6-5).

El encuentro se había emparejado, mostrando dos equipos con algunas imprecisiones propias de un día lluvioso. Sin embargo, en los últimos diez minutos sufrió las amarillas de Genco y Guillermo Imhoff y con dos hombres menos aguantó lo que pudo. Sobre el final del capítulo, aprovechando la diferencia numérica, Tucumán Rugby desbordó por una de las puntas y llegó al try con el que se bajó el telón del primer acto 6-10.

En el segundo tiempo Duendes despertó de su letargo, tomó la iniciativa y empezó a sumar. Primero, un penal de Araujo acortó las distancias y luego con el try de Juan Prieto, convertido por Mateo Escalante, el Fantasma pasó a dominar la escena. Pero no resultó todo tan fácil. Una segunda amarilla a Imhoff dejó al equipo con un hombre menos y fue entonces cuando la victoria empezó a tener ribetes épicos.

Tucumán Rugby se hizo dueño de la pelota y se lanzó al ataque, pero chocó una y otra vez con una ordenada defensa que dio por tierra todos los intentos. A puro tackle, Duendes resistió con dureza y fue desanimando a un rival que terminó por ceder al no poder lograr su cometido.

En los minutos finales se pudo ver a un Duendes sólido jugando en campo rival, yendo para adelante, seguro de sus fuerzas y siendo protagonista, como lo marca su rica historia.


Comentarios